Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

documentointegro

El PP avala los ataques de Sarkozy

Los populares sostienen que las críticas del presidente francés se referían a las políticas del PSOE

La presidenta de Comisión de Economía del Congreso, Elvira Rodríguez, justifica las palabras del presidente francés diciendo que se refería a las políticas de gasto que aplican los socialistas y no al Gobierno de Mariano Rajoy. Los populares no desautorizan a Nicolás Sarkozy como exigía el PSOE. Es su socio ideológico porque ambos partidos pertenecen al Partido Popular Europeo y han colaborado estrechamente.

Mientras Nicolás Sarkozy critique a los socialistas, para el Partido Popular no pasa nada. Su ataque a España no tiene importancia porque no va dirigido hacia Mariano Rajoy sino a José Luis Rodríguez Zapatero. La presidenta de la Comisión de Economía del Congreso, Elvira Rodríguez, ha tratado este viernes de quitarle hierro a las palabras del presidente francés. Lo ha justificado diciendo que se refería a las políticas de gasto que suelen aplicar los gobiernos socialistas.

Sarkozy puso de ejemplo a nuestro país para advertir que si gana las elecciones su contrincante, François Hollande, Francia podría encontrarse en la situación que han vivido "los griegos y, ahora, España".

Los populares no han dudado en avalar a su socio ideológico. Ambas formaciones pertenecen al Partido Popular Europeo y han colaborado estrechamente en numerosas ocasiones. La diputada conservadora sostuvo que Sarkozy había realizado un análisis "muy acertado" de la gestión de Zapatero.

A su juicio por culpa del expresidente se ha incrementado el peso de la deuda pública en España, provoca que ahora "tengamos esos problemas de financiación" y que haya que pagar 28.000 millones de euros de intereses.

Rodríguez admitió que se podía haber ahorrado vincular España con Grecia pero defendió que había que ver el mitin para comprender el contexto en el que se había producido esa declaración. En ningún momento llegó a desautorizarlo, tal y como había reclamado el PSOE.