Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

España

La democracia en España se sigue deteriorando

Las injerencias internacionales y la corrupción son algunos de los principales problemas de la democracia española

Lo asegura el Informe anual que elabora la Fundación Alternativas. Ponen una nota de 5,8 a la democracia en España, una décima menos que hace un año y medio punto por detrás que en 2008. Interferencia internacional, corrupción, lejanía de los partidos y dependencia del poder económico principales debilidades de la democracia española.

Desde hace cinco años, la Fundación Alternativas elabora un informe anual en el que, entre otras cosas, pone nota a la situación de la democracia en España. Y la conclusión es que la nota para España es cada vez más baja. En 2012, el Informe califica con un 5,8 la situación española, una décima menos que hace un año, siguiendo una tendencia a la baja que se extiende a otros países europeos como Francia, Italia o Grecia, según otros estudios internacionales.

Para la elaboración del estudio varios expertos evalúan la situación de 57 indicadores. Y es llamativo que 36 de ellos empeoran su valoración respecto al año anterior. Ha empeorado, por ejemplo, la rendición de cuentas y la transparencia de los Gobiernos y se valora peor la proporcionalidad de los Parlamentos.

¿Cuáles son los problemas de la democracia española?

Las interferencias internacionales en la política nacional son la principal deficiencia de la democracia española, según el estudio. Los expertos califican este aspecto con un 2,5. Otros aspectos en los que hay que mejorar, según el informe de Alternativas, son la dependencia económica del poder político, la corrupción y la inaccesibilidad de los representantes públicos.

Uno de los datos llamativos del estudio tiene que ver con la percepción sobre la sanidad. Aunque sigue siendo uno de los servicios mejor valorados y que más contribuyen a la buena valoración de la democracia española, los expertos detectan un deterioro en su evolución, por lo que su nota baja ligeramente.

Frente a esto, el estudio también fija los aspectos en los que la democracia española es más perfecta. La celebración de elecciones limpias y libres, la libertad de expresión y de asociación y la estabilidad de los gobiernos son algunos de ellos.