Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Sociedad

Cuando el PP rechazaba el copago

Hasta la llegada al Gobierno, e incluso después, el PP rechazaba su implantación

Puede que ahora ya todo parezca olvidado pero, hasta la llegada del PP al Gobierno, a la pregunta "¿introducirán el copago en Sanidad?" la respuesta era clara y contundente por parte de los populares: No. Incluso llegaron a llegaron a contradecir a miembros de su partido que sí veían en el copago una posible salida a los excesivos gastos en Sanidad.

Las palabras se las lleva el viento, puede y parece pensar más de uno. Pero no para la fonoteca de la SER. Y en materia de copago, no ha sido difícil encontrar declaraciones realizadas por el Partido Popular en las que negaba tajantemente su futura aplicación.

Por ejemplo, en febrero de 2011, Esperanza Aguirre era muy clara al respecto durante su comparecencia en la Asamblea de Madrid: "Ni tirar balones fuera, ni ambigüedades, más claro agua: yo estoy en contra del copago y señoría, mientras yo sea presidenta de esta Comunidad, la Sanidad en Madrid será universal y gratuita, lo que no quiere decir que no cueste, porque cuesta y cuesta muchísimo dinero, muchísimo".

De la misma idea de que la Sanidad costaba muchísimo era el Presidente de Murcia. Ramón Luis Valcárcel consideraba que había servicios que no podían ser soportados en su totalidad por el presupuesto regional, y sugirió el copago, tanto sanitario como educativo. Pero desde el PP negaron la mayor, y Esteban González Pons fue el encargado de dejar constancia de ello: "El PP no es partidario de establecer el copago ni en sanidad ni en educación. La sanidad y la educación deben ser universales y gratuitas para todos, esperemos que la mala política, la falta de medidas y los errores de Zapatero no acaben obligando a los españoles a pagar por aquello por lo que tienen derecho". En una entrevista en Cadena SER, el propio Mariano Rajoy reafirmaba la idea de que no habría copago, puesto que no estaba ni en su ideario ni en el programa electoral, y afirmó que la solución a los problemas del Estado del Bienestar estaban en el aumento del empleo. María Dolores de Cospedal repetía las palabras de su presidente y ante las dudas de los periodistas, repetía: "No, no lo vamos a incluir y no lo vamos a hacer".

Parecía claro que el copago era una opción descartada por el Partido Popular, pero que Mariano Rajoy pidiera un informe a FAES en junio del año pasado acerca de la reforma de la Sanidad no presagiaba nada bueno. De cualquier forma, el PP siguió negando que tuviera en mente implantar el copago. Según Ana Pastor, un enfermo no elegía estar enfermo, así que no se podía aplicar - "¿Puedo yo imponer un copago a un diabético que no lo elige? ¿Puedo imponer un copago a un cardiópata que no elige ser cardiópata? Claro, esta es la duda. Vamos, yo no tengo duda ninguna"-.

Ya en plena campaña electoral, las preguntas acerca del copago centraron las entrevistas realizadas a Mariano Rajoy, pero él lo negó rotundamente. En un debate a cinco bandas en TVE, Alberto Ruiz Gallardón hizo la declaración más clara al respecto: "En sanidad garantizamos la financiación con cargo a los impuestos. No al copago en sanidad. Es un logro histórico que no debemos perder. Y queremos aumentar el fondo de cohesión sanitaria para garantizar la sanidad donde se viva".

Una vez en el gobierno, el Partido Popular empezó a remar en sentido contrario. Ya no era un no rotundo, ahora era un "pues a lo mejor sí". La Ministra de Sanidad, Ana Mato, era la primera en abrir la puerta: "yo creo que hay muchas ideas y muchas propuestas, y lo que se trata es de buscar cuáles son las mejores ideas y de que hagamos las mejoras que consideremos convenientes siempre que no haya un perjuicio para los ciudadanos". Desde el Gobierno Central vigilaban cómo iba el copago farmacéutico en Cataluña, y ante los resultados se planteaban implementar el sanitario a nivel nacional, aunque muchas voces en el PP insistían en el rechazo a la medida, como Javier Arenas, que seguía en campaña en Andalucía, y afirmaba que no creía en el copago. Desde el Gobierno insistían, "el copago no está sobre la mesa", decían Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría en marzo.

Pero, en entrevista telefónica con la Cadena SER, Luis de Guindos, reabrió el debate sobre el copago: "Yo soy de los que piensa que el copago no es la panacea en absoluto. Ahora bien, yo creo que tenemos que abrir un debate entre la Administración central y las Comunidades Autónomas y pensar si, por ejemplo, la situación actual pues tenemos que proveer todos los servicios sanitarios gratuitamente a un señor que gane más de 100.000 euros". Horas más tarde, el vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, desautorizaba las palabras del ministro de Economía asegurando que "El señorDe Guindos lo que hace es una reflexión (...) y las palabras del señor De Guindos las enmarco en una reflexión de carácter personal". Pero al día, era el propio Cristóbal Montoro el que desautorizaba la desautorización de Floriano, anunciando en una entrevista que De Guindos "lanzó una idea general en relación con el nivel de renta, y ese nivel de renta efectivamente puede ser utilizado y podemos hacerlo de una manera más razonable".

Ana Mato afirmaba que la reforma sanitaria se estaba llevando a cabo en base a la racionalización del gasto, y aseguraba que la asistencia sanitaria seguirá siendo gratuita, aunque no descartaba el copago farmacéutico. Preguntado por la implementación del copago durante su viaje a Polonia, Mariano Rajoy no concretó si lo utilizaría, y echó mano de la frase: "Yo creo que en los momentos en los que estamos viviendo, todos tenemos que actuar con prudencia, con responsabilidad, con sensatez y con sentido común". Sin embargo, la que si fue clara fue María Dolores de Cospedal que, el pasado día 12, en una entrevista, afirmó que, aunque no sabía si se haría o no, si finalmente se aprobaba "Habría que establecer baremos y dependiendo del tipo de intervenciones, si fuera también los servicios públicos o si tienen seguros privados", así como apostó por dejar de financiar medicamentos baratos, pero no aquellos para enfermos crónicos, "porque hay gente que necesita estos medicamentos para vivir".

"Parece que el gobierno ha optado por penalizar a quienes tienen menos recursos" Marciano Sánchez Bayle en 'Hoy por Hoy' (18/04/2012). 

PP o cómo pasar del 'no' al copago sanitario al 'quizás' para acabar siendo 'sí'.