Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

Un joven recupera su balón, perdido en el tsunami de Japón

La pelota, sobre la que hay escritos varios mensajes con caracteres japoneses, fue encontrada en una playa la semana pasada

Misaki Murakami, el joven que ha encontrado su balón después de perderlo todo en el tsunami

El balón viajó surcando más de 3.100 kilómetros y apareció a orillas de una isla de Alaska. Su dueño espera ansioso recuperar el único objeto que le quedó tras el desastre.

Murakami es un joven japonés de 16 años que vive en Iwate, una de las zonas más afectadas por el devastador tsunami de 2011. Ese 11 de marzo perdió el objeto al que más cariño tenía, un balón que le habían regalado sus excompañeros de clase cuando tuvo que cambiar de colegio.

La pelota, en la cual se pueden leer varios mensajes, entre ellos '¡Ánimo Misaki Murakami!', ha aparecido recientemente en las costas de Alaska, después de más de un año viajando por las aguas del Pacífico.

Fue un matrimonio el que encontró el balón la pasada semana, mientras daba un paseo por la playa en la ciudad en la que residen, Anchorage. David y Yumi Baxter se pusieron entonces en contacto con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense para tratar de encontrar al propietario.

Después de ver en diversos medios la imagen de la pelota con su nombre escrito sobre ella, Murakami reclamó rápidamente su balón, sobre todo después de que el tsumani arrasara por completo la casa donde vivía con su familia. Tras la tragedia le resultó imposible recuperar ninguna de sus posesiones.

Murakami se ha mostrado muy agradecido con la pareja por teléfono, la cual, por su parte, ya ha confirmado que tiene planeado viajar a Japón el próximo mes para entregarle el balón personalmente.

Una gran cantidad de objetos llegan continuamente a las costas de Alaska a través del Pacífico Norte. Además de balones y otros objetos de gran valor sentimental, fue especialmente llamativo el 'Ryon-Un Maru', un barco pesquero que, por motivos de seguridad, se hundió a 180 km de la costa de Alaska en abril.