Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

La reconstrucción del clima del pasado, a través de las crónicas árabes

Un equipo liderado por españoles ha interpretado por primera vez las crónicas escritas por historiadores árabes, que hacen alusión a olas de frío y nevadas

Domínguez-Castro / Bagdad se convirtió en la ciudad más próspera de su tiempo y en el centro del comercio internacional

El estudio del clima y sus cambios a través del tiempo ha experimentado una transformación clave con la publicación de un estudio por parte de un equipo de investigadores españoles.

Un estudio demuestra que la climatología no solo puede observarse a través de la flora y los sedimentos marinos, sino que además puede ser estudiada basándose en las crónicas escritas por historiadores árabes entre los años 816 y 1009.

Estas antiguas crónicas, escritas en Irak, narran cronológicamente acontecimientos sociales, políticos y religiosos, y, en algunos de ellos, se hace referencia al clima que existía en ese momento, tal y como publica el portal de noticias científicas SINC.

MÁS INFORMACIÓN

"Hemos recuperado una interesante cronología de eventos climáticos como sequías, inundaciones, lluvias, heladas, olas de frío o calor, y fuertes vientos", considera Fernando Domínguez-Castro, principal investigador de la Universidad de Extremadura (UNEX), a quien pertenece el estudio, publicado en la revista 'Weather'.

Temperaturas más bajas

Lo que más llama la atención de las crónicas investigadas es un descenso generalizado de las temperaturas alrededor del año 920, en el que los habitantes de Bagdad tuvieron que bajar de los tejados, donde dormían, y dormir en sus casas abrigados incluso con mantas.

"Es difícil saber a qué se debe este descenso de la temperatura, pero una posibilidad es la de una erupción volcánica el año anterior, ya que es frecuente que las temperaturas desciendan en verano en estos casos", destaca el experto, ya que las temperaturas no superaron los 18 ºC durante esa estación del año.

Según los investigadores, "las crónicas árabes son muy útiles para la reconstrucción del clima en épocas y lugares de los que sabemos muy poco". Gracias a la sinergia de humanidades y ciencia se puede extraer "información climática robusta", concluyen.