Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Sociedad

Estrasburgo avala el despido de un ex cura casado como profesor de religión

La sentencia indica que los motivos de la no renovación del contrato "son de naturaleza estrictamente religiosa"

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sentenciado que España no violó el convenio de Derechos Humanos en el caso de José Antonio Fernández Martínez, un sacerdote casado y con cinco hijos que fue despedido como profesor de religión en 1997. El demandante anuncia que recurrirá ante la Gran Sala de los 17 jueces del Tribunal porque "nadie ha podido demostrar que fuera un mal profesor ni poner en duda mi firme compromiso cristiano".

El de José Antonio Fernández, que hoy tiene 75 años, es el primer despido de un profesor de religión en España que ha llegado a la corte europea de Estrasburgo. Ordenado sacerdote en 1961, Fernández pidió la dispensa del sacerdocio en 1984. En los años siguientes se casó por lo civil y tuvo cinco hijos. Una situación conocida por la Iglesia y el entorno escolar y laboral del docente que no impidió que el Obispado de Cartagena le diera el visto bueno para trabajar como profesor de religión en varios institutos murcianos entre 1991 y 1997.

La relación laboral se suspendió cuando Fernández acudió como público a una reunión del Movimiento Pro Celibato Opcional y su imagen fue publicada casualmente en un periódico. Entonces, el obispado de Cartagena justificó el despido porque "se había hecho pública y notoria su situación", y eso podía afectar a la sensibilidad de muchos padres de familia.

Por ello presentó una demanda ante el Tribunal de Estrasburgo invocando los derechos al respeto de la vida privada y familiar, a la prohibición de la discriminación, a la libertad ideológica y de expresión, y a un juicio justo del citado Convenio. En un fallo hecho público hoy, el Tribunal ha desestimado la demanda, por seis votos contra uno, señalando que los motivos de la no renovación del contrato "son de naturaleza estrictamente religiosa" y añadiendo que los principios de libertad religiosa y neutralidad "le impiden ir más lejos" en el examen de la proporcionalidad de esa medida.

El texto afirma que el demandante tuvo que ser consciente "de las particularidades de la relación laboral en este tipo de puesto y del derecho del obispo de proponer o no a los candidatos", y recuerda que las exigencias profesionales en este caso se encuentran en "la ética basada en la religión y las convicciones".

"Estoy decepcionado pero seguiré luchando por mis derechos"

En declaraciones a la SER, Fernández ha manifestado su sorpresa y su decepción por un fallo que, según considera, extralimita los derechos que tiene la Iglesia sobre la contratación de los profesores de religión. "Yo voy a seguir batallando porque nadie puede demostrar que yo no era un buen profesor, ni tampoco nadie puede demostrar que yo he atacado en ningún momento a la Iglesia, mi compromiso cristiano tanto como sacerdote, como posteriormente como ex cura casado y padre de familia, se ha mantenido firme".

El abogado de Fernández, José Luis Mazón, ha confirmado la presentación de un recurso ante la Gran Sala de los 17 jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La apelación se realizará basándose en los argumentos expuestos por el magistrado español Alejandro Sáiz Arnaiz que, en un voto particular, sostiene en la sentencia emitida hoy que la no renovación "fue una violación" del artículo referente al derecho al respeto de la vida privada y familiar.

José Antonio Fernández, ex cura casado despedido como profesor de religión: "Seguiré batallando para que se reconozca que fui despedido injustamente".