¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Nadie era responsable en la CAM

La última directora general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, María Dolores Amorós, como el resto de imputados, declara que no tuvo ninguna responsabilidad en la gestión que llevó a la quiebra de la caja

Amorós ha comparecido este viernes como imputada en los supuestos delitos de estafa y maquinación para alterar el precio de las cosas ante el juez de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez. Ha dicho que carecía de responsabilidades aunque percibía un sueldo de 593.040 euros al año que le "fue impuesto"

Idéntica estrategia que el resto de imputados. Ninguna responsabilidad en cualquier decisión de la caja que llevó a su intervención por parte del Estado según fuentes jurídicas.

Más información

María Dolores Amorós, última directora general, ha declarado como imputada ante el titular del juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional por supuestos delitos de estafa y maquinación para alterar el precio de las cosas durante cerca de tres horas.

Como el exdirector de recursos de la CAM, Vicente Soriano, el exdirector de planificación y control, Teófilo Sogorb, o el expresidente del Consejo de Administración, Modesto Crespo, ha dicho que no tuvo nada que ver en las cuotas participativas o en las participaciones preferentes, que han provocado cuantiosas pérdidas a más de 54.000 de clientes, según las mismas fuentes.

Respecto a las preferentes, ha responsabilizado a Teófilo Sogorb, quien en su declaración esta misma semana culpabilizó a Amorós.

La exdirectora general de la CAM también ha asegurado que no intervenía en operaciones de préstamos, ni tenía responsabilidad contable alguna. Las decisiones, según ha asegurado, las tomaban el comité de dirección y el consejo de administración.

Según su abogado, Carlos Saiz, la exdirectora general "no tomó medida alguna que afectase a la solvencia o liquidez" de la entidad "ni diseñó producto bancario alguno que generase riesgos". El letrado ha afirmado que María Dolores Amorós "no cobró indemnización alguna ni modificó el sistema retributivo".

Amorós carecía de responsabilidades pero eso sí, pasó de cobrar 350.000 a 593.040 euros anuales, y gozaba de una pensión vitalicia de 300.000 euros, pero ha asegurado que ambas retribuciones le fueron impuestas. También intentó cobrar una indemnización de 10 millones de euros cuando fue despedida, pero la demanda fue rechazada.

Cargando