El Ejército israelí, forzado a alistar a los jóvenes ultraortodoxos judíos

Este miércoles expira, tras sesenta años, la ley que libraba del servicio militar a los ultraortodoxos judíos y que les preservaba de que pudieran estudiar y dedicarse a la religión

El Ejército israelí se ve obligado desde hoy a alistar a todos los jóvenes ultraortodoxos tras haber expirado la polémica ley Tal, que regula las exenciones, y a la espera de que las autoridades políticas definan por legislación nuevos parámetros.

"Hoy por primera vez el Ejército expedirá órdenes de alistamiento a miles de jóvenes ortodoxos", anunció el diario Maariv, que sin embargo no cree que nadie, ni siquiera los altos mandos, espere que los afectados acudan a las oficinas de alistamiento.

Por el momento, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, se ha limitado a ordenar el procesamiento de los datos de estos jóvenes, en una orden que cancela la exención automática de la que la comunidad ultraortodoxa disfruta desde que el fundador de Israel, David Ben Gurion, les concediera este privilegio en 1951.

La Ley Tal, legislada en 2002 y declarada inconstitucional hace unos meses por el Tribunal Supremo por considerarla "discriminatoria", regulaba esas exenciones originales en función de las necesidades del momento. Los jueces exigieron al Gobierno de Benjamín Netanyahu que corrigiera esa aberración, lo que no ha podido hacer hasta ahora por impedimentos políticos dentro de su coalición parlamentaria.

La orden de Barak se traducirá en el envío de la primera convocatoria (hay al menos otras dos hasta el alistamiento a los 18 años) a todo joven mayor de 16 años y medio, pero no establece regulación alguna para los demás. "Este es un día importante. La situación que había hasta ahora no se repetirá", afirmó Barak sobre un cambio que pone al Ejército frente a no pocas dificultades.

El diario destaca que una de ellas es la de aplicar sanciones a los que no se presenten, porque las cárceles militares se llenarían en cuestión de días, creen los altos mandos. El ministro de Defensa dio ayer al Ejército un plazo de un mes para que le entregue una propuesta práctica, en un plan temporal hasta que el Parlamento logre sacar adelante una nueva ley.

El plan deberá tener en cuenta el mandato del Supremo, las facultades de los reclutas, los requisitos y necesidades del Ejército y el principio de "compartir la carga" del servicio militar entre toda la población. En Israel, los varones prestan un servicio de 36 meses y las mujeres de 24, del que sólo quedaban exentos hasta ahora los de la comunidad ultraortodoxa y los de la minoría árabe. También pueden eludirlo las mujeres que se declaren "religiosas" y que, por motivos de modestia y decoro, prefieren la prestación de servicios a la comunidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?