Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Un otoño de colores tierra

Entre la calidez del verano y la robustez del invierno, el maquillaje de este otoño se mueve en una amplia gama de matices terrosos. Un make-up de tonos mesurados y toques ligeros de color asentado sobre mezcla de fragancias florales.

Los colores tierra ayudan a reforzar la naturalidad. / EL CORTE INGLÉS

MARU JACOBSEN 21/09/2012 - 02:53 CET

Es urgente dejar atrás el verano y sus ligeros toques que tan solo matizaban y uniformaban el bronceado.

Maquillaje Yves Saint Laurent / EL CORTE INGLÉS

Polvos terrosos de Calvin Klein One / EL CORTE INGLÉS

Pero aún no ha llegado el invierno, cuando lo más importante es ocultar (o resaltar, eso va en gustos) la blancura que viene de la mano del frío. En este otoño a punto de comenzar, los colores tierra se descubren como una opción inteligente para el entretiempo: ni suavísimos ni fortísimos, sino todo lo contrario. Un tiempo de calma.

Rosas, caquis, violetas, marrones, ocres, naranjas, alberos... La gama es amplia pero el salto de un tono a otro es mesurado, como el objetivo a conseguir con este maquillaje. Una base de tono terroso para la cara, sombras metálicas con destellos dorados para resaltar la base del pómulo y el arco de la ceja, tonos tostados para el colorete...

Esmérate en los ojos para potenciar la mirada. Comienza con un tono sehimahumado como base, bordéalo con un eyeliner en color tierra metalizada y opta por una sombra marrón oscuro. El complemento será un labial con un toque de gloss beige. Elijas el que elijas, obvia, en todos los casos, tonos fuertes: rojos, rosas metalizados o encarnados excesivamente oscuros, descartados.

Uñas y perfumes

Para no ser demasiado uniformes, cubre tus uñas con otro color de la tierra. Una interesante opción puede ser el oscuro de la arena volcánica. Se trata de un tono que confunde agradablemente al moverse entre el negro y el violeta muy oscuro, con ligerísimos toques grises.

Tu maquillaje terroso también tiene una fragancia este otoño: la floral. Sin ser tan suave como un agua de rosas que apenas sea perceptible, tu perfume otoñal es una mezcla de varias flores, desde la suavidad del roce de un ramo de rosas a la frescura de violetas, contrarrestada con la calidez del clavel. Un aroma borroso, difícil de distinguir en sus elementos, como un gran jardín que solo se admira en conjunto.