¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"Es más fácil ir a Ikea que molestarse en reparar un mueble"

Nos visitan Manu y Rubén, miembros del colectivo Basurama que realizan actividades con residuos para concienciar de las posibilidades de su reutilización

Hace unos días el escritor Juanjo Millás recibía en casa un extraño y abultado sobre con matasellos de la India. Con toda precaución, el colaborador de 'Hoy por Hoy' abrió el sobre y encontró una bolsa de plástico transparente. Dentro no había otra cosa que residuos: envases de yogurt machacados, una caja de cerillas pisada, un paquete viejo de pastillas, unas entradas de autobús... Tras descartar el autor de 'La soledad era esto' la posibilidad de que se tratara de un envío malintencionado descubrió una nota: "Querido Juan José, esta basura ha sido encontrada en Nueva Delhi, es un regalo". Un regalo del colectivo 'Basurama', formado por un grupo de jóvenes arquitectos que investiga las posibilidades creativas de la basura.

"El proyecto comenzó como un grupo de amigos de la escuela de arquitectura que empezó a hacer actividades con basura porque quería vivir la universidad de un modo diferente", nos confiesan Manu y Rubén, dos miembros del colectivo Basurama, "con el tiempo fuimos profundizando en el concepto basura, sobre todo reflexionando acerca del entorno en el que vivimos, lo que es la sociedad de consumo y lo que implica".

Desde su nacimiento en 2001 Basurama se ha convertido en un movimiento dedicado a la investigación, a la producción y a la gestión cultural que centra su área de estudio y actuación en los procesos productivos, la generación de desechos que éstos implican y sus posibilidades creativas.

"Creemos que objetos que han vivido hasta dos o tres vidas todavía tienen potencial y posibilidades, que se puede dar la vuelta a la tortilla y darles uso", explican Rubén y Manu. Para el colectivo, que la sociedad consume en exceso es un hecho, un hecho que intentan combatir. "Un ejemplo son los muebles" aseguran" paseando por una ciudad grande como Madrid o Barcelona encuentras por la calle cantidad de mobiliario que solo requiere un poco de esfuerzo reparar y poder volver a utilizar, pero es más fácil ir a Ikea"

Este exceso de consumo está ligado al exceso de producción. Basurama intenta dar respuesta a esta sobreproducción, pero son conscientes de que esto no es la solución del problema "a pesar de que nosotros trabajamos con el concepto de reutilización el objetivo es poner el ojo en la reducción de esta producción excesiva".

"¿Es diferente el trato que se le da a la basura en un sistema capitalista o comunista?" pregunta Juanjo Millás , "sin duda" aseguran, "lo que está claro es que la basura existe en cualquier sistema, sin embargo en uno se visibiliza más y en otro se intenta ocultar debajo de la alfombra" explica Manu "nuestro trabajo es levantar esa alfombra y mostrar las posibilidades de lo que encontramos debajo"

Con este objetivo Basurama se ha convertido en un evento pluridisciplinar en el que se desarrollan simultáneamente actividades dispares pero con un enfoque común. Tienen cabida todo tipo de talleres, ponencias, conciertos, proyecciones, concursos y edición de publicaciones. Se pretende también establecer una plataforma para que entren en contacto y trabajen juntos personajes del entramado social que ocupan lugares muy diferentes y sin embargo no están muy alejados. Basurama ha realizado proyectos en Bruselas, San Sebastián, São Paulo, Linz, Caracas, Palma de Mallorca, Corea, México DF, Santo Domingo, Buenos Aires, Lima y tiene su base en Madrid.

Con Juanjo Millás entrevistamos a dos miembros del colectivo Basurama

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?