¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El obispo de Córdoba compara el crimen de Ruth y José con el aborto

Demetrio Fernández ve apropiado que aludiera al aborto, como también hizo con los niños "obligados a ir a la guerra" o "abusados por mayores"

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández /

Coincidiendo con la celebración de los Ángeles Custodios y el cumpleaños de Ruth Bretón Ortiz, que habría celebrado los siete años, el obispo Demetrio Fernández ofició una misa en la que incluyó en su discurso declaraciones sobre el aborto y dijo que "ningún padre ni ninguna madre tiene derecho a matar a sus hijos".

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández fue el encargado de oficiar una homilía recordando a Ruth y José, los niños de Córdoba presuntamente asesinados por su padre, José Bretón.

Durante la misma, pronunció unas polémicas palabras equiparando el supuesto asesinato con el aborto: "Ningún crimen tan horrible como el del aborto, cuando una madre se ve en la situación de matar al niño que ha concebido en sus entrañas. Que el seno materno, el lugar más seguro y más cálido para el ser humano, no sea nunca más un lugar de amenaza para el ser humano naciente, ya desde su concepción, incluso antes de su anidación en el útero materno".

"No vale invocar el derecho de la madre para matar a su hijo. ¡Ningún padre, ninguna madre tiene derecho a matar a su hijo! Que Ruth y José nos lo hagan entender a todos", continuó el obispo.

"Callar eso me parecía un silencio culpable"

Después de la hominlia, en declaraciones a los medios, consideró apropiado tratar este asunto, pues "hablé de los niños que son obligados a ir a la guerra; que tienen que sufrir el exilio; de los niños que son abusados por los mayores, y también de los niños que son abortados en el seno de su madre", que, como recuerda, "son miles de nuestro entorno".

Por tanto, "callar eso me parecería un silencio culpable por mi parte", como apostilla Demetrio Fernández, quien defiende que hizo "un abanico" en su homilía.

En concreto, en la homilía deseó que Ruth y José "intercedan ante Dios para que ningún niño del mundo sufra como ellos", de modo que "ningún niño tenga que empuñar las armas para ir a la guerra o sufra los horrores del exilio, que ningún niño muera de hambre o porque no tiene acceso a una sanidad elemental, que ningún niño sea explotado por el abuso de los mayores". Y aseveró que la sociedad se ha acostumbrado a "las noticias de crueldad con los niños", y hechos como el caso de Ruth y José "hacen despertar el sentido de solidaridad y de humanidad".

Cargando