Iturissa, la nueva ciudad romana del Pirineo

El hallazgo ha sido presentado en sociedad esta semana por los arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi

Después de una investigación de las calzadas romanas del Pirineoa, Aranzadi ha descubierto la ciudad de Iturissa en Aurizberri /

Situada a mil metros de altura, en el centro de un gran hayedo y a un kilómetro escaso de la localidad navarra de Burguete, ha permanecida oculta durante siglos una ciudad romana, Iturissa, presentada 'en sociedad' esta semana por los arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

Distribuidos en una superficie que alcanza los 30.000 metros cuadrados, han emergido a la luz los cimientos de numerosos muros de construcciones públicas y privadas de la antigua ciudad romana situada en las faldas del Pirineo navarro, a escasos 5 kilómetros de la colegiata de Roncesvalles.

Se trata de muros de un metro de ancho por dos y medio de profundidad y de pavimentos de las calles de Iturissa, que los arqueólogos han ido rescatando entre los árboles del bosque junto a numerosas piezas de cerámica, baldosas y objetos de hierro y bronce de los antiguos moradores romanos de esta población, enclavada en la ruta que nacía en Zaragoza y se dirigía hacia las Galias.

El origen de las excavaciones, según ha señalado a la Cadena SER Juantxo Aguirre, arquéologo coordinador de los trabajos y secretario de la sociedad de ciencias Aranzadi, fue el hallazgo de varios miliarios romanos en ese hayedo, que conservaban inscripciones latinas fechadas en los siglos III y IV de nuestra era.

A partir de ahí comenzaron los trabajos, enmarcados en un programa de la UE en el que han participado voluntarios internacionales de más de cincuenta años de edad, entre ellos seis ciudadanos italianos.

Según los expertos la ciudad estaba habitada por soldados vascones que actuaban como auxiliares del ejército romano.

Juantxo Aguirre: "Hemos encontrado la antigua ciudad de Iturissa"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?