Porque le conozco

Bilbao. Teatro Campos. 300 invitados. Magia, humor y testimonios para proyectar la otra cara de Iñigo Urkullu. No solo de ideas se alimenta al candidato. Su rival, presume de sonrisa. Él, no. Urkullu, al que las encuestas dan ganador, tiene su particular “San Benito”. Es serio. “Dicen que soy serio. Me lo voy a acabar creyendo” parecía resignarse Urkullu en el Campos. Se puede arreglar. No hay milagros, pero sí trucos. Un poco de humor. Dos actrices en escena: - Hoy estamos aquí porque Iñigo Urkullu, el hermético… - ¡Uy! ¿Por qué le llamas el hermético? - ¡Hombre!, porque es muy callao para sus cosas. Todo el mundo lo sabe. - ¡Qué dices¡ ¡Si se relaciona estupendamente en las redes sociales¡. ¿No sabes que tiene un blog? Un 6% de los vascos no conocen a Urkullu. Lo dice el CIS. También se puede arreglar. Un recurso es rodearse de caras conocidas y que hablen sobre ti. “Hombre serio y moderado”. “Discreto”. “Sabe escuchar”. “Nunca pegará puñetazos en una mesa”. “Es un político de fondo”. “Tenaz”. “De fiar”. “Trasmite confianza”. Opinan Korta, Clemente, Goikoetxea o Torrontegi, entre otros. “Desde luego, la alegría de la huerta no es” ironiza el incansable conquistador Julian Iantzi.  Todos reunidos en la plataforma www.ezagutzendudalako.org Alguien debió pensar, que opine Arzallus. Y opina o mejor dicho matiza. Su fuerte. “Primero vivir, luego filosofar” dijo Urkullu en el Alderdi Eguna. “No solo de pan vive el hombre” sentencia Xabier.  No sabemos si borró o no la sonrisa del candidato. En ese momento el teatro estaba a oscuras.      
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?