Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Deportes

CELTIC 2 - F.C. BARCELONA 0 | LIGA DE CAMPEONES

El Celtic se apoya en su guardameta para lograr una victoria inverosímil ante el Barcelona

El equipo de Vilanova sufre su primera derrota en la Champions en Celtic Park, donde el portero local se hizo un ídolo para su afición. Forster y los palos impidieron que el Barcelona pudiera sacar al menos un empate y la clasificación directa

Celtic Park canta el 'You'll never walk alone". Al igual que Anfield, los seguidores del Celtic de Glasgow también cantan a su manera y de forma aún si cabe más emotiva una de las canciones más futboleras / EDU POLO

Esta vez el Barcelona no pudo superar uno de esos muros a los que suele enfrentarse tanto en Liga como en Champions y en Copa. Un corner y una contra, además de unas paradas memorables de Forster, fueron suficientes para que el Celtic lograra contrarrestar el dominio absoluto de los blaugranas.

Ninguno de los dos equipos trató de engañar al público y pronto se vio que el encuentro se iba a jugar en el área del equipo escocés. De hecho, el Barcelona no tardó ni diez minutos en hacerse con el control total del esférico. Y para el primer acercamiento blaugrana a la portería contraria le bastaron siete, pero el toque de Alexis lo detuvo sin problemas Forster.

A partir de ahí, el equipo de Vilanova se instaló en la frontal de un Celtic agazapado a la espera de noticias de Iniesta, Messi, Xavi (que buscaban los huecos por el centro) y de Pedro y Jordi Alba (que lo hacían por las bandas). Fue el argentino el que buscó con más ahinco la combinación perfecta, pero no la encontró.

El que pudo haberlo logrado fue Alexis, que se coló en el área escocesa con el balón controlado pero cayó cuando tenía la portería contraria entre ceja y ceja. El árbitro holandés, Björn Kuipers, no pitó la pena máxima. De haberlo hecho no le habría extrañado a nadie.

Y cuando el Barça parecía más enchufado, llegó el córner del que emanó el tanto del Celtic. Lo remató Wanyama en el segundo palo aprovechándose de la ventaja que le saca a Jordi Alba en altura. Apenas habían transcurrido veinte minutos de partido y los locales ya cosechaban una inmerecida ventaja.

Pero eso no frustró al Barça, que ya sabe lo que es enfrentarse a un muro de once jugadores encerrados en su propio área. Cuando tiene que luchar contra esos elementos, el equipo no suele cambiar de guión. No lo hizo tampoco en Celtic Park e insistió con sus intentos de paredes en la frontal y sus aperturas ejecutadas por Alba y Pedro.

De una de esas combinaciones llegó la mejor ocasión de Messi. Lo encontró Iniesta y el argentino lanzó al larguero. Luego probó fortuna Xavi con un disparo que se fue por encima del marco de Forster. Y, por último, Alexis, que recibió un centro de Alves y lo remató al palo buscando el contrapié del guardameta contrario.

Los datos de posesión al descanso lo decían todo. El Barcelona había tenido la bola un 82% del tiempo. Pero eso no siempre es suficiente. Y con la misión de transformar en gol la posesión salió el Barça. De entrada, Alves sirvió un balón desde la derecha a Pedro cuyo remate de cabeza, algo forzado, salió por encima de la escuadra de la meta de Forster.

El portero tuvo que volver a emplearse a fondo a disparo de Messi, que con la zurda, después de perfilarse viniendo desde la izquierda, acabó encontrando un tiro con efecto que tampoco subió al marcador.

Y otra vez más, el arquero terminó de demostrar que era el que tenía la noche más feliz cuando le hizo dos paradas a Alexis en la misma jugada. El pase fue de Messi, que vio el desmarque por el centro del chileno. El primer disparo lo detuvo con la mano derecha -muy buena mano- y el segundo, tapando y estirando la pierna del mismo lado.

Solo tuvo un bache significativo el Barça, cuando Valdés tuvo que salir a enmendar un error de Bartra y cuando Alba perdió un balón en la frontal del área que Wanyama solo pudo transformar en un disparo alto. Lo demás fue dominio, acoso e intento de derribo a la portería de Forster. Pero este, omnipresente en la noche de Glasgow, volvió a ser protagonista cuando sacó con una mano espectacular un disparo de Messi.

Antes de eso ya había salido Villa por Alexis. Y luego Piqué y Cesc sustituyeron a Bartra y Song. Pero la misión tampoco fue fácil para ellos porque los escoceses no se bajaron del burro y siguieron jugando a lo mismo: no desesperarse e intentar que ninguna de las combinaciones del Barcelona terminara en gol. Y si podían pasar del centro del campo... a ver qué pasaba.

En la noche feliz de Forster, el portero hizo hasta de asistente en el gol que sentenció el partido. Lanzó en largo el de amarillo para buscar a Watt. Xavi no pudo controlar el bote de la pelota y llegó hasta Watt en un mano a mano contra Valdés. Fue el segundo tanto y, a pesar del tanto de Messi en la recta final, la sentencia de un partido que el Barça perdió sin saber muy bien por qué. Quizá por falta de puntería. O quizá porque hay días en los que algunos muros, y el Barcelona encara muchos, se convierten en infranqueables.

En cualquier caso, el Barcelona suma nueve puntos en sus cuatro partidos de la Champions y sigue primero de su grupo. El Celtic, con esta victoria, da un gran paso para terminar segundo.

Más deportes en Cadenaser.com | Fútbol | Baloncesto | Tenis | Fórmula 1

Gol de Wanyama (Celtic 1 - FC Barcelona 0). 

Gol de Watt (Celtic 2 - FC Barcelona 0). 

Gol de Messi (Celtic 2 - FC Barcelona 1).