Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

España

El juez del 'caso Over' revela presiones del exdelegado del Gobierno imputado

Castro acusa a José María Rodríguez de haber ejercido presiones sobre varios mandos de la Guardia Civil y de llamar a una testigo

El juez José Castro acusa al exdelegado del Gobierno en Baleares, José María Rodríguez, de intentar "atentar abiertamente contra la independencia judicial" después de haber ejercido presiones sobre varios mandos de la Guardia Civil durante su etapa como delegado para conocer detalles de la investigación que se llevaba a cabo sobre su persona.

Castro acusa al actual presidente del PP de Palma, imputado en el 'caso Over', de "traspasar los límites de la divisiónde poderes del estado" con sus maniobras de presión sobre miembros de la Guardia Civil y testigos del caso, que investiga la presunta financiación irregular del PP entre 2003 y 2007.

Así lo expone el juez en un auto en el que deniega la petición de la Fiscalía anticorrupción de prohibir a Rodríguez comunicarse con imputados o testigos en la causa. El magistrado desestima la petición del Ministerio Público porque a día de hoy "Rodríguez no tiene ningún cargo público a través del cual pueda ejercer presión paraentorpecer la investigación". Algo que sí hizo durante su etapa al frente de la Delegación del Gobierno, cargo al que tuvo que renunciar después de transcender en los medios sus tácticas de presión.

Castro revela en su auto queel entonces delegado del Gobiernoconvocó en varias ocasiones a su despacho al Coronel Jefe de la Guardia Civil y a su mando inferior para exigirles que le confirmaran la existencia de lasinvestigaciones que había ordenado el Juzgado sobre su persona. Rodríguez les pidió que revelaran el contenido de las mismas. Como los mandos policiales se resistieron a ello, el entonces delegado les ordenó abrir una investigación interna para esclarecer unas supuestas filtraciones. Eso sí, él ocultó la identidad de las personas a través de las cuales tuvo conocimiento de esas supuestas revelaciones del secreto de sumario.

Estas presiones, según el juez, llevaron a pedir a la Guardia Civil que las investigaciones fueran asumidas por la Unidad Central Operativa de Madrid, a lo que el Ministerio Fiscal se opuso abiertamente. El magistrado califica estos hechos de "graves" e incide en que es "aún más grave" que Rodríguez no sólo no haya recapacitado, sino que en su declaración judicial se siga mostrando "altamente orgulloso" de sus actuaciones.

El juez resalta también que Rodríguez llamó a una testigo el día anterior de su comparecencia el pasado sábado en el Juzgado. A pesar de que la testigo asegura que la conversación no tenía un contenido insinuador para que cambiara su declaración, se sorprendió por la "banal excusa que a tal llamada le dio su interlocutor".