Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Internacional

El juez Andreu quiere reactivar la causa por genocidio de Ruanda

El magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, quiere interrogar al general ruandés Faustin Kayumba

Un hombre observa los nombres de las personas asesinadas durante el genocidio en Ruanda / EFE/ DAI KUROKAWA

El magistrado pide a Sudáfrica que le deje interrogar a un ruandés al que imputó junto a más de 40 personas, incluido el actual presidente Kagame, por el genocidio tutsi sobre los hutus de finales de los noventa en el que murieron 9 españoles

El magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, quiere interrogar al general ruandés Faustin Kayumba, por su supuesta participación en la masacre de los tutsis sobre los hutus, que a finales de la década de los 90 se cobró entre 25.000 y 100.000 vidas, incluidas las de 9 españoles. Éstos, seis misioneros y tres cooperantes de Médicos del Mundo, fueron supuestamente asesinados por los tutsis porque fueron testigos de los hechos.

El general Kayumba vive en Sudáfrica donde pidió el asilo político tras perder el favor del presidente Kagame. El juez Andreu pidió a Sudáfrica la extradición del general pero no ha obtenido respuesta, y ahora ha solicitado a este país que al menos le permita desplazarse hasta su territorio para poder interrogarlo.

El magistrado firmó en 2008 un auto de procesamiento contra el presidente Kagame y más de 40 altos cargos tutsis como supuestos autores de la masacre. Desde entonces solo ha encontrado trabas de la comunidad internacional. Fuentes jurídicas han asegurado a la SER que varios de los imputados han sido avisados por las policías inglesa o belga entre otras de que no abandonasen sus aviones cuando acababan de aterrizar en estos países porque se verían obligados a detenerlos, dada la orden de búsqueda y captura internacional dictada por Andreu. Los imputados se vieron obligados a regresar a Ruanda sin tocar el suelo.

No obstante, el magistrado mantiene el caso abierto. Pretende que sean juzgados por sus crímenes. Todos los imputados por Andreu podrían ir a juicio excepto el presidente Kagame, a quien su cargo le otorga inmunidad.

La masacre tutsi sobre los hutus que investiga Andreu se produjo como represalia por el genocidio cometido por los segundos sobre los primeros, durante los primeros años de la década de los 90. Distintas organizaciones estiman que entonces, alrededor de 800.000 tutsis fallecieron a manos de los hutu.