Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

España

El Partido Popular blinda a los presidentes de las cajas intervenidas

Gracias a una enmienda introducida por el PP en el Congreso Rodrigo Rato, antiguo presidente de Caja Madrid, no tendrá que dar cuenta de su gestión ante la Asamblea de la entidad. Tampoco tendrán que hacerlo los presidentes de Caixa Catalunya, Bancaja, Caja Rioja o la caja gallega

Los presidentes y miembros de los consejos de administración de las cajas de ahorro intervenidas y que han perdido el control de sus bancos no tendrán que dar explicaciones ante las asambleas de sus respectivas entidades porque estas pueden no ser convocadas para transformarlas en Fundaciones Especiales, como exige la ley. Una enmienda introducida por el Partido Popular en el Congreso, durante la tramitación de la ley de restructuración bancaria, así lo va a permitir.

Rodrigo Rato, el presidente de Caja Madrid no tendrá que pasar por el trago de tener que dar cuentas de su gestión ante la Asamblea de la entidad financiera. Tampoco los presidentes de entidades como Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa; Bancaja; Caja Rioja o la caja gallega.

Y lo han conseguido evitar porque el Partido Popular, partido al que pertenece Rodrigo Rato, ha incluido una enmienda en el proyecto de ley de reestructuración bancaria durante su tramitación en el Congreso por la que las cajas intervenidas (y Caja Madrid lo es, por poner un ejemplo) no tienen que convocar su Asamblea para convertirse en Fundación Especial antes de final de año, tal y como está obligada.

La enmienda que los populares han introducido convierte de manera automática una caja de ahorro en Fundación Especial si no lo ha hecho de manera voluntaria la entidad financiera dentro de un plazo máximo de 6 meses desde su intervención.

La ley se aprobó en el senado la pasada semana.

En las Asamblea de las cajas en las que no se van a celebrar asambleas, están representados grupos políticos, sindicatos, empresarios y también, organizaciones sociales que se han mostrado muy beligerantes con la gestión de los responsables de las cajas, que incluso se han personado en querellas contra ellos porque, por ejemplo, representan a impositores que han podido perder todos sus ahorros.