Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Gastro

Vinos buenos, bonitos, baratos... ¡y de aquí!

¡Qué suerte que tenemos con los vinos españoles! Nos podemos quejar de muchas cosas en este país, pero no del vino. Comparad la relación calidad-precio con los vinos italianos. Los hay deliciosos, como los barolos del Piamonte o los supertuscans Toscana pero ¿a partir de qué precio? Mucho más elevado, os lo aseguro. La diferencia en el coeficiente precio-placer, si nos comparamos con los vecinos franceses, también es considerable. En España se hacen grandes vinos a bajos precios y, en eso, somos una  de las mejores alternativas del planeta vinícola. El Nuevo Mundo (como se denomina a los viñedos fuera de Europa) elabora productos muy competentes. Es el caso del malbec argentino y el carménère chileno. Muchos tenían miedo de que estos nos robaran el mercado. Pero si pensamos desde la abundancia (difícil en tiempo de crisis, pero siempre posible y muy recomendable) veremos que el sol sale para todos. Y que en la península (pues los portugueses también se han puesto las pilas) se hacen unos vinos asequibles y con personalidad. Vinos de mencía en el Bierzo, garnachas en el Campo de Borja y cariñenas en el Montsant que valen más de lo que cuestan. El secreto parece estar en diferenciarnos de la competencia. El terroir y las variedades autóctonas son inimitables y un valor en alza. ¡Lástima que aún algunos consumidores no se lo crean! El Beujolais Noveau, el vino joven del sur de la Borgoña que sale el tercer jueves del mes de noviembre [hace solo unos días], normalmente se acaba antes de fiestas. Mientras cada vez son menos las bodegas españolas que se atreven a sacar el vino del año. ¡Con lo que se agradece un vino con aromas varietales y frescos! Tal vez la culpa no sea de los consumidores sino de las bodegas, que solo se toman en serio los vinos complejos. Lo más lamentable es cuando en un restaurante el vino de la casa, que tendría que ser el más representativo, acaba siendo un australiano con virutas. Con los avances enológicos es muy difícil encontrar vinos mal hechos y nosotros tenemos grandes vinos a precios asequibles: Laderas del Sequé (Alicante), Monteabellón Roble (Ribera del Duero), Artazuri (Navarra), Vinya d’Irto (Terra Alta). Vinos que te dejan bien sin arruinarte. En blancos hay un festival de opciones: verdejos de Rueda por menos de 6 euros; untuosos godellos criados en lías y xarel·lo en el Penedès. El Blanc Selecció de Can Feixes y el Rosado de Lágrima de Ochoa por citar algunos ejemplos. En cada denominación (no acabaría si las citara todas, pero las 69 valen) podemos gozar de vinos básicos fabulosos para acompañar nuestro pan de cada día. Preguntad en vuestra tienda de confianza y desconfiad de las ofertas. El vino de rebajas no tiene sentido para los vinos que cuestan lo que valen. El rey de los vinos calidad-precio, sin embargo, es el Jérez. Con el sistema de criaderas y soleras estos vinos son de una elaboración única y casi mística con su velo en flor. Nosotros, como tienen buen precio, no los tratamos como joyas, pero lo son. ¿Vinos envejecidos durante tres años y que cuesten 6 euros? ¿Dónde en el mundo se ha visto algo así? La Manzanilla y los demás vinos de la D.O. Jérez-Sherry-Manzanilla Sanlúcar de Barrameda, si estuvieran en Fancia costaría no sé cuanto. Criticamos a los gabachos porque tenemos envidia, pues estos sí que han sabido crear marca. Nosotros ya la tenemos: es Wines From Spain. Se trata de que creamos en el lema Yes, we can. En Estados Unidos el vino español triunfa por sus cualidades jugando fuera de casa. ¡Ya es hora que seamos profetas en nuestra tierra! Aunque la 2012 no es una buena añada económica, podemos continuar brindado con espumosos de altura sin echar de menos ningún champagne. Tenemos cavas gran reserva (con 30 meses de crianza) por poco más de 10 euros. Lo que nos falta es más autoestima y animarnos un poco en esta fase pre-navidad con vinos que nos llenen de placer sin vaciarnos el bolsillo.   * Imagen: Mapa de los Vinos de España (disponible aquí, en alta resolución).