Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

El Gobierno no descarta usar otra vez la hucha de las pensiones

El responsable de Seguridad Social abre la puerta a tirar de nuevo del Fondo de Reserva para hacer frente a los gastos inmediatos del sistema. Habría que cambiar la ley para volver a usarlo en 2012

Las pensiones preocupan, y a medida que se acercan los gastos de final de año, más. El Secretario de Estado de Seguridad Social ha querido disipar los temores garantizando que los compromisos con los pensionistas se cumplirán, pero a la vez ha abierto la puerta a volver a recurrir al Fondo de Reserva, la hucha de las pensiones, que ya se tocó este año por valor de 3.000 millones.

La respuesta ambigua de Burgos abre más incógnitas de las que despeja. Preguntado si, de aquí a final de año, sería necesario volver a recurrir al Fondo de Reserva, el responsable de Seguridad Social ha contestado: "creemos que en estos momentos, como todos los meses de diciembre, nos enfrentamos a una situación económica complicada, y el sistema está más que sobrado de mecanismos para garantizar el cobro puntual de esas pensiones. Si tiene que ser mediante el Fondo de Reserva, no hay ningún problema".

El Fondo de Reserva, la hucha de las pensiones, está ahora dotado con 66.000 millones de euros. La cuestión es que ya se ha usado en 2012 la cantidad máxima anual que la ley permite sacar del Fondo: 3.063 millones de euros. Así que, si el Gobierno está pensando volver a recurrir a él, tiene dos opciones: esperar a enero, ya en 2013, para volver a sacar dinero, o cambiar la ley para poder contar con recursos extra en 2012. Fuentes del Gobierno no aclaran cuál opción se baraja, ni la respuesta de Burgos permite deducirlo.

El Gobierno está siendo extremadamente ambiguo con todo lo que tiene que ver con las pensiones. Se viene negando a aclarar en las últimas semanas qué hara respecto a la revalorización que toca a principios de 2013: Normalmente, la nómina de las pensiones se enriquece cada año con la diferencia entre la subida de los precios (medida según el IPC de noviembre) y la subida de las pensiones del año anterior. Este año se espera una abultada diferencia, de 2,5 puntos porcentuales (unos 3.000 millones de euros, a los que habría que sumar otros 3.000 en una paga única que se da en enero), y el Ejecutivo sigue sin decir claramente si realizará una actualización completa.