Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

La aviación siria lanza bombas de racimo sobre una zona de juego en Damasco

Activistas sirios aseguran que al menos 10 niños han muerto en el ataque

Este domingo se produjo otro ataque en el hospital Dar Al Shifa, en Alepo / REUTERS/Zain Karam

/ CORRESPONSAL EN ORIENTE PRÓXIMO 26/11/2012 - 11:58 CET

El relato de los activistas a partir del testimonio de vecinos de Deir al Asafir, al este de Damasco, está respaldado por un video que ya está circulando en las redes sociales en el que se muestra un espacio de juego al aire libre, al que las madres acuden para recuperar los cuerpos sin vida de sus hijos después de que se haya producido el bombardeo.

Al menos 10 niños, todos menores de 15 años, y 15 heridos, es el balance del ataque que ha realizado un avión de combate del régimen sirio contra una zona donde de la capital en la que, según los activistas, no se escondían rebeldes ni se estaban registrando enfrentamientos.

Las imágenes también muestran restos de lo lanzado desde el Mig, y aseguran que se trata de bombas de racimo, similares a las que documentó Human Rights Watch hace unas semanas en el norte de Alepo, y cuyo uso fue rechazado de forma categórica por el régimen de Bachar al Assad. El gobierno sirio negó que se estuvieran reduciendo las protestas con este tipo de armamento, que lo estuvieran empleando contra la población.

El avance del Ejército Libre durante los últimos día hacia la capital, una realidad que se apoyada en acciones concretas como la toma de control del aeropuerto militar de Marj al Sultan, está intensificando los ataques indiscriminados de las tropas gubernamentales en los alrededores de Damasco y en las localidades cercanas donde el régimen considera que se está dando cobijo y ayudando a la resistencia a organizar nuevos ataques.

Un portavoz del Ejército Libre ha declarado esta mañana que han derribado dos Mig en la capital, y se han hecho con el control de una presa estratégica del rio Eúfrates en el norte del país por la que llevaban luchando de forma intensa desde hace días.