Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Gastro

10 platos muy pasados de moda

Mikel Iturriaga habla de vez en cuando en su blog, El Comidista, de platos a los que él llama viejunos. Platos que tuvieron su época de esplendor en un momento determinado pero que, por diversos motivos, no han soportado el paso del tiempo. Me gustaría presentaros mi ranking particular de los 10 platos vintage que me gustaría no volver a encontrarme en una carta  de un restaurante, si fuera posible.  Y el orden no es para nada aleatorio: empiezo con los que podrían tener un pase y termino con los que no lo tienen... 10. Tarta Comtessa. ¿De verdad es necesario que siga existiendo esta “tarta”?  Mi sorpresa fue mayúscula cuando en una comida multitudinaria, a la que asistí, casi todos los comensales la eligieron como postre. ¡Sigue gustando! No me lo explico, la verdad. 9. Lenguado Meunière o a la Molinera. De entrada, eso de “a la” ya me da dentera. Pero ¡si eso ya no se lleva! Se tiende a la simplicidad, a llamar a las cosas por su nombre. Esta manera de cocinar el lenguado surgió como consecuencia de las malas técnicas de conservación de los alimentos, al no existir  las neveras. Se cocinaba el lenguado con mucho limón para “enmascarar” el tufillo que pudiese tener el pescado medio podrido. 8. Langosta thermidor. Atención: langosta cocida, abierta a lo largo y napada con abundante salsa thermidor, lo que viene a ser una bechamel con mostaza y brandy. Por favor que alguien avise si en este batiburrillo de ingredientes consigue encontrar el sabor de la langosta. 7. Ostras a la normanda. Era difícil pero... sí: peor que la anterior. Ostras pochadas, colocadas en su concha con manzana, setas, perifollo, calvados, nata... ¿No había nada más en la despensa para echarle? 6. Tortilla Alaska. Helado, bizcocho, todo cubierto de merengue y gratinado. Pelín rococó para mi gusto. Parece ser que el inventor quería demostrar que las claras de huevo eran malas conductoras del calor. 5. Rape alangostado. Este sí que es el súmmum de los platos viejunos Falsarius. Ni el rape sabe a rape ni a lo que quiere emular, la langosta. De lo peor para mi gusto. 4. Solomillo de ternera con salsa a la pimienta. Típico plato en el que los cocineros suelen aprovechar para endosarle al cliente el corte de la cabeza del solomillo (de peor presencia). Por si alguien no lo sabía... Y para colmo, bañado (literalmente) en esta salsa. Si además se pide la carne muy pasada, ya ni hablamos. 3. Salsa holandesa. Pesada salsa resultante de emulsionar mantequilla con yemas de huevo. Está rica pero es grasa lo mires por donde lo mires. No se lleva. 2. Cocktail de marisco. Cocktail de ¿qué? Para empezar, a cualquier cosa se le llama marisco. Considerando que el ingrediente mayoritario del plato suele ser lechuguita inundada de salsa rosa... y, para rematar la faena, hay quien todavía, hoy en día, lo sirve presentado sobre una góndola de piña. Sin comentarios. Y... ¡Redoble de tambores! Tiene el honor de ocupar el número 1 en este ranking particular de platos vintage...  1. El aspic. Por si alguien no lo conoce (¡suertudos!) explicaré que consiste en un modo de presentación para preparaciones cocidas (véase pescados, mariscos, pollo, verdura) consistente en forrar un molde con gelatina e introducir en él el producto elegido. Muy, pero que muy, demodé.   * Fotos: Aspic, Predicador malvado / Langosta, Celia Hippie / Tortilla Alaska, Getty.