Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

Los sindicatos de los bancos celebran que la reforma laboral no sea la referencia para el recorte de plantillas

UGT y Comisiones Obreras creen que la negociación de los recortes de plantilla en las entidades rescatadas será difícil, pero esperan que se haga sin premura y respetando los procedimientos anteriores de negociación

Los sindicatos han recibido el anuncio de Bruselas sobre las exigencias a las entidades que recibirán dinero europeo con resignación (ya se temían un ajuste muy duro). En todo caso, tienen confianza en que la negociación permita mejorar las condiciones de salida de buena parte de los trabajadores afectados, y se congratulan de que la propia Comisión rechace que la reforma laboral haya de ser el instrumento de referencia a aplicar para reducir las plantillas.

Uno de los momentos clave de las explicaciones dadas este miércoles en Bruselas sobre el rescate a los bancos, desde el punto de vista laboral, llegaba cuando al comisario Joaquín Almunia le preguntaban si Bruselas exige la aplicación de la reforma laboral para los recortes de plantilla. "La respuesta es claramente no", dijo el responsable europeo, unas palabras que han acogido favorablemente los sindicatos, que tendrán que negociar las extinciones con las direcciones de los bancos.

"Nos parece de sentido común", dice José María Martínez, responsable de Comfía, la federación bancaria de CCOO. "Las partes tenemos que negociar con autonomía las medidas a aplicar. Hay unos objetivos de reducción de las entidades, pero eso no implica que las personas tengan que ser despedidas con 20 días por año". Esos 20 días por año trabajado es la indemnización (con un máximo de 12 mensualidades) prevista por la reforma laboral aprobada en febrero por el Gobierno.

En todo caso, los sindicatos no esperan una negociación fácil: "Se ha hecho ya una gran reforma en estas entidades, con lo que el tema de las prejubilaciones está más complicado, y además las exigencias son durísimas, así que [las negociaciones] las afrontamos con seguridad largas, duras y difíciles", añade José Miguel Villa, Secretario General de la Federación de Servicios de UGT.

Negociar sin premura

Lo que esperan los sindicatos es que las negociaciones no se apresuren, dado que el plazo que da Bruselas para completar la restructuración es relativamente largo. "Tenemos cinco años para aplicar el plan, y yo creo que se puede aspirar a que la restructuración sea con medidas acordadas y lo menos traumáticas posibles", dice Martínez. Además, cuentan con que la tradición pactista en materia laboral en la banca siga aplicándose. "Nosotros tenemos una negociación colectiva que garantiza que antes de acometer un periodo formal de restructuración se abra un periodo informal para explorar medidas alternativas y no traumáticas. Estas garantías de los convenios queremos hacerlas valer".

El calendario de las negociaciones empezará a fijarse tras los primeros contactos explicativos en los que las direcciones de las entidades presentarán a los representantes de los trabajadores los planes de restructuración. La reunión informativa, en el caso de Bankia, está prevista para este jueves por la mañana.

En todo caso, los sindicatos exigen responsabilidades a los gestores. "No puede ser que de esta crisis los responsables se salgan limpios de polvo y paja y sólo paguen los ciudadanos (a los que están echando de sus pisos y que pierden un dineral en las preferentes) y los trabajadores, que se van a ir a la calle. Esto es absolutamente intolerable", dice Villa. También aseguran que estarán alerta para que estas restructuraciones no acaben en liquidación de las entidades nacionalizadas, para que se queden con sus negocios los bancos más grandes.

Los sindicatos calculan que, hasta la fecha, los ajustes acometidos en el sector bancario desde 2008 se han cobrado unos 30.000 empleos.