Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

España

La Audiencia Nacional avala la reforma laboral

La Sala de lo Social justifica el despido colectivo cuando se acredita "el deterioro grave" de la empresa

En este caso, la empresa no se escuda en una previsión de pérdidas para ejecutar los despidos como permite la reforma laboral, sino que demuestra su inviabilidad financiera con balances negativos durante tres años.

Por primera vez, la Audiencia Nacional ha tenido que pronunciarse sobre el fondo de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, y lo ha hecho a favor. La Sala de lo Social ha avalado en una sentencia el despido de 31 de 80 trabajadores de la empresa Guerin Rent a Car, al considerar probado que en los últimos tres años la firma demandada incurrió en una "evolución negativa geométrica", perdiendo un total de 18.817.475 euros.

Por tanto, la empresa no adujo, tal y como permite la reforma laboral, la existencia de pérdidas actuales o previstas durante tres trimestres consecutivos, sino que demostró pérdidas constantes desde enero de 2009 hasta el momento en el que planteó el despido colectivo.

Para los magistrados, en el presente caso el desmoronamiento de la actividad económica de la empresa de alquiler de coches acredita que ya no está en condiciones de colocar en el mercado sus productos y servicios como lo hizo anteriormente. Por consiguiente, según los jueces, "los contratos extinguidos han dejado de tener virtualidad económica, que justifique razonablemente su mantenimiento.

La demanda que ha rechazado la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional fue interpuesta por el sindicato Comisiones Obreras, que alegó la falta de negociación por parte de la empresa, que incluso había identificado desde el primer momento a los trabajadores afectados. Por ello, el sindicato entendía que el despido se produjo en fraude de ley y procedía declarar su nulidad.

La Sala de lo Social recalca que la empresa tenía pérdidas desde 2009 y desestima la demanda. La sentencia puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo.