Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

cerrar
cerrar
'OPERACIÓN MERCURIO'

La alcaldesa de Montcada i Reixach niega irregularidades en las contrataciones

Este domingo el juez ha reservado toda la tarde para la declaración del alcalde de Sabadell, Manel Bustos, en el marco de la 'operación Mercurio'

La alcaldesa de Montcada, María Elena Pérez ha asegurado que contrató a una trabajadora del ayuntamiento cuyo puesto está bajo sospecha porque era la más preparada para el cargo y ha negado haber recibido presiones.

La tesis de los investigadores es que Pérez habría sucumbido a presiones políticas para colocar a esta trabajadora. De hecho, le intervinieron una llamada con el Secretario de Organización del PSC, Daniel Fernández, de quien el Supremo tendrá que decidir su imputación.

Según fuentes cercanas al caso, la alcaldesa ha asegurado al juez que para cubrir la plaza convocó un proceso de selección y ha reconocido que ella misma llamó a algunas personas para pedirles referencias sobre las candidatas. También ha admitido que los técnicos valoraron mejor a otras aspirantes en algunos aspectos, pero ha asegurado que se decantó por la trabajadora en cuestión porque le pareció en conjunto la mejor.

También han declarado los concejales de Urbanismo y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Sabadell, imputados por un delito de ordenación del territorio, así como el hermano del alcalde Bustos, también edil de Espacio Público. Francesc Bustos salió de los juzgados escoltado por un grupo de militantes y cargos locales del PSC. Quien también declaró fue la mujer del alcalde, asesora de la alcaldía, que aseguró que había accedido al cargo por méritos propios y defendió su inocencia y la del equipo de gobierno.

También han declarado los encargados de una funeraria que, según fuentes consultadas por la SER, han reconocido al juez que el ex concejal del PP en Sabadell a quien los investigadores sitúan en el centro de la trama les intentó convencer para que subcontrataran algunas empresas muy próximas a él para hacer los trabajos de mantenimiento del cementerio, unos contratos de cerca de 2,5 millones de euros.