Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

Repsol pide el arbitraje del Banco Mundial por la expropiación de YPF

La petrolera española no descarta aún el acuerdo con el gobierno argentino

El Grupo Repsol ha presentado este lunes ante el CIADI -dependiente del Banco Mundial- la solicitud de arbitraje en relación con la expropiación por el gobierno argentino de una participación del 51% en la petrolera YPF. Aun así la empresa española no descarta llegar a un acuerdo.

Han pasado más de seis meses desde la expropiación, anunciada el pasado 16 abril. Repsol, de hecho, demoró el paso dado hoy a la espera de un posible arreglo con el gobierno argentino. Éste no ha llegado y la petrolera española ha acudido al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, dependiente del Banco Mundial, para que arbitre en el conflicto. El CIADI es el principal organismo de arbitraje en materia de inversiones internacionales.

Repsol acusa al gobierno de Cristina Kirchner de haber violado el Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones suscrito por España y Argentina en 1991, años antes de que la petrolera española adquiriese la argentina, en 1999.

En su escrito Repsol no detalla la cuantía de su reclamación, pero llegó a valorar el perjuicio derivado de la expropiación en unos 10.000 millones de dólares. A pesar de la reclamación ante el CIADI Repsol no descarta un acuerdo con el gobierno argentino. Es decir, deja abierta la vía de la negociación, pero inicia el trámite ante el CIADI por si el acuerdo no llega a alcanzarse.

Expropiación "discriminatoria"

En su día Repsol consideró discriminatoria la expropiación porque sólo se expropió un 51 por ciento de las acciones de YPF, en manos de Repsol, que tenía un 57, y no se tocaron las de otros accionistas.

En fuentes proximas a la petrolera española se destaca que Argentina no ha realizado ningun pago ni oferta como compensación... ni lanzó una OPA por las acciones de YPF, como establecen sus estatutos.

Sin represalias

Poco después de la expropiación el gobierno español anunció que se tomarían medidas contra Argentina. Se concretó, poco después, en la decisión de suspender las importaciones de biodiesel de aquel país, que es el principal proveedor de España. Tenía que traducirse en la asignación de cuotas a fabricantes europeos para cubrir el hueco pero el concurso abierto se ha dejado en suspenso después de la denuncia formulada por Argentina ante la Organización Mundial de Comercio.