Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Ejecuciones sumarias, crucifixiones y amputaciones en el sur de Yemen

Amnistía Internacional recomienda que se depuren responsabilidades y se investigue de forma exhaustiva para que los actos violentos no se repitan

La hora más oscura de Abyan (en inglés). Este vídeo documenta las violaciones de las leyes de la guerra durante el conflicto armado entre las fuerzas gubernamentales y Ansar al Sharia (Partidarios de la Sharia), grupo armado islamista afiliado a Al Qaeda en la Península Arábiga. / AMNISTÍA INTERNACIONAL

Conflicto en Yemen: La hora más oscura de Abyan es un informe publicado este martes por Amnistía Internacional que saca a la luz datos y casos en los que se han cometido "abusos atroces" al sur de Yemen. El informe recoge documentación gráfica en la que aparecen crucifixiones públicas, amputaciones y la preparación de ejecuciones sumarias con las que se sembró el terror entre la población.

El informe Conflicto en Yemen: La hora más oscura de Abyan que hoy hace público Amnistía Internacional es un devastador cúmulo de datos y casos en los que se han cometido "abusos atroces", sobre los que la organización internacional recomienda que se exijan responsabilidades y se investigue de forma exhaustiva, imparcial e independiente para evitar su repetición.

Acusan a las fuerzas gubernamentales y a Ansar al Sharia (Partidarios de la Sharia), un grupo radical afiliado a AL Qaeda en la Península Arábiga, como los culpables de que 250.000 personas se hayan convertido en desplazados internos en el sur del país, en concreto en Abyan, tras huir de los abusos generalizados contra los derechos humanos instaurados tanto por Ansar al Sharia como por el Ejército que debía recuperar el control del territorio.

La tragedia de Abyan, como califica el informe lo ocurrido, a partir de los testimonios y pruebas recogidas durante los últimos meses, comenzó cuando Ansar al Sharia se hizo con el control de la ciudad de Jaar, en la gobernación de Abyan, a principios de 2011, aprovechando que las autoridades estaban concentradas en reducir las protestas que surgieron en la capital para pedir la caída del ex presidente Ali Abdallah Saleh. Saquearon bancos, se apropiaron de munición, armamento pesado y material militar que hallaron en las comisarias de la policía y cuarteles del Ejército que encontraron abandonados, porque la orden era concentrarse en Sanaa, para evitar que la revuelta popular triunfase, siguiendo los pasos de la tunecina y la egipcia.

Cuando el Gobierno comenzó la batalla contra Ansar al Sharia para retomar el control de las ciudades y pueblos de Abyan por donde se habían extendido, incluida la capital, Zinjibar, encontraron una resistencia que, según AI, llevó a ambas partes a una flagrante violación de los derechos humanos de los civiles.

Tribunales religiosos, parte de la nueva organización política

Ansar al Sharia había instalado "tribunales religiosos" como parte de la nueva organización política de la zona donde se imponían "castigos crueles, inhumanos y degradantes -incluidas ejecuciones sumarias, amputaciones y flagelaciones en público- contra los presuntos delincuentes y a sospechosos de espiar para el régimen.

El informe recoge documentación gráfica de crucifixiones públicas, de la exhibición de miembros del cuerpo que han sido amputados y de la preparación de ejecuciones sumarias con las que sembraron el terror entre una población sumida en el caos. Además, Ansar al Sharia estableció normas sociales restrictivas y obligó a las mujeres a cambiar su vestimenta. "La organización intentaba afianzar su férreo control del poder con amenazas, intimidación y la imposición de un código social y religioso sumamente restrictivo". Como ocurre en otros conflictos, los derechos de las mujeres y niñas fueron los más afectados.

Los ciudadanos de la provincia de Abyan vivieron sumidos en el miedo, intentando salir del silencio y el olvido que imponían otros conflictos de la zona, hasta junio de 2012, cuando una importante operación militar con artillería y ataques aéreos de las fuerzas gubernamentales recuperó el control de la zona y expulsó al grupo radical islamista.

Amnistía Internacional alerta de que no se ha logrado la desaparición completa de Ansar al Sharia, que el conflicto puede reanudarse en cualquier momento, por lo que insta a que se comience a trabajar cuanto antes la comisión de investigación anunciada en septiembre de este año, que deberá esclarezca lo sucedido y exponer los "abusos atroces cometidos", porque "la tragedia de Abyan atormentará a Yemen durante las décadas venideras si los responsables no son obligados a rendir cuentas, y las víctimas y sus familiares no obtienen una reparación".