Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Internacional

BERLUSCONI AMAGA CON ABRIR UNA CRISIS POLÍTICA EN ITALIA

Berlusconi acaba con la 'pax romana' de Monti

Los diputados y senadores pro 'berlusconianos' se retiran de las votaciones parlamentarias. Desencadenan así una crisis que podría conducir a la convocatoria de elecciones anticipadas

El primer ministro Mario Monti tras una conferencia de prensa en Roma / REUTERS/Stefano Rellandini

/ CORRESPONSAL EN ROMA 06/12/2012 - 20:17 CET

Silvio Berlusconi deshoja la margarita desde hace muchas semanas para saber si los italianos le quieren o no en política. Su decisión está tomada y podría anunciarla en las próximas horas o días. De hecho se ha manifestado muy crítico con el actual gobierno de Mario Monti y decepcionado con los recortes económicos y el aumento de impuestos. Los italianos pagan la crisis de su bolsillo con evidente irritación: hasta un 1200 por cien de incremento en las tasas de bienes inmuebles. En este contexto el ex primer ministro se presenta como 'salvador de la patria'.

Ha sido una simple declaración del Ministro de Desarrollo Económico, Corrado Passera, la que ha colmado la paciencia de la derecha. "Imaginad -afirmó en televisión- que puede regresar (Berlusconi), no sería bueno para Italia". Indigestión inmediata. Los parlamentarios que esperan el regreso del 'Cavalliere' se han retirado de las votaciones en el Senado y en Cámara de los Diputados, precisamente en el curso de aprobación de la nueva ley de desarrollo económico del ministro Passera.

Su ausencia ha dejado en entredicho que Mario Monti cuente con apoyo parlamentario suficiente para seguir gobernando y, en tal caso, de acuerdo con la tradición democrática italiana, el Primer Ministro debería informar al Presidente de la Republica y, quizás, poner el cargo a su disposición. El jefe del estado, Giorgio Napolitano, ha tomado buena nota de la situación y ha declarado que se "reserva la facultad de verificar" en las próximas horas si el jefe del gobierno cuenta con suficiente apoyo para seguir al frente del ejecutivo.

Río revuelto, ganancia de pescadores

El jaque de Berlusconi puede que esté lejos de ser mate. Sin embargo el ex primer ministro aparece así ante la opinión pública italiana como el único dirigente capaz de poner fin al año de 'pax romana' de Mario Monti, incluso desde la sombra. Pasa desapercibido que prácticamente no ocupa su escaño de líder de la oposición. Consigue rearmar a las diversas familias de la derecha, a la greña en los últimos meses por el liderazgo y por una eventual convocatoria de elecciones primarias, visto el éxito de las mismas en la izquierda. Forzar ahora una convocatoria anticipada de elecciones generales, a pocas semanas del final de la legislatura, le evitaría un altercado interno en el partido. Pero también impediría que se sustituyera la 'porcata' de su gobierno con la nueva ley electoral actualmente en discusión y, quizás, con suerte, que no entrara en vigor la nueva normativa que excluye de las listas electorales a los candidatos condenados por la justicia italiana.