Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

INTERNACIONAL | LA TRANSICIÓN EGIPCIA

Mursi llama al diálogo pero no cede

El presidente está dispuesto a seguir dialogando con la oposición, pero se resiste a cancelar el referéndum constitucional

Mohamed Mursi asegura que hay infiltrados entre los manifestantes y que están "financiados por miembros del antiguo régimen". Ha llamado al diálogo nacional, por lo que ha convocado una reunión urgente para el próximo sábado 8 de diciembre para "elaborar una hoja de ruta" ante la grave crisis que vive el país.

Mohamed Mursi se ha dirigido a la población después de varios días de enfrentamientos con la policía y entre sus seguidores y contrarios. Miles de manifestantes han protestado este miércoles contra del proyecto constitucional que el presidente egipcio pretende llevar a referéndum el próximo 15 de diciembre. No cancelará esa convocatoria, pero sí ha invitado a todas las fuerzas políticas a una reunión urgente el próximo sábado, a las 14.30 hora local, para intentar llegar a un acuerdo y elaborar una hoja de ruta que ponga fin a la situación de inestabilidad que se ha creado en el país desde hace dos semanas.

Ha insiste en que el referéndum se celebrará en la fecha para la que ha sido convocado. "Los egipcios tendrán la última palabra porque son los que velan por la revolución egipcia" ha dicho Mursi. Eso sí, en caso de que los egipcios voten "no" a la que será su primera constitución democrática, ha asegurado que volvería a "convocar una Asamblea a través del consenso o del sufragio directo", que le permite su poder. En cuanto al polémico artículo 6 de ese proyecto constitucional, que establece que "el presidente, en caso de amenaza de la revolución, a la unidad nacional o a la seguridad de la nación, podrá tomar las medidas que considere convenientes para hacer frente a dicha amenaza", Mursi sostiene que está dispuesto a renunciar a él si tanta suspicacia e inseguridad ha provocado, y ha asegurado que "es una medida para garantizar la estabilidad del país". Aunque, no hizo ninguna referencia al resto de artículos que tampoco gustan a la oposición.

La mayor parte del discurso estuvo enfocado a la violencia que se ha generado estos días en las calles de El Cairo, y que ha provocado la muerte de 7 personas. Ha acusado a "infiltrados financiados por grupos políticos relacionados con el antiguo régimen, y también pagados por el exterior". Por eso, ha insistido en que los responsables pagarán por ello. "La policía ha demostrado que hay gente que ha utilizado las armas. Por eso, no permitiré nunca que se utilice el asesinato o la violencia, tampoco que se llame a la generación de inseguridad en el país. Lo ocurrido no son protestas pacífica y los que han provocado esas muertes no escaparán del castigo que les corresponde". El presidente Mursi ha hecho hincapié en que en Egipto existentes dos corrientes opositoras. Por un lado, están los que "buscan la inestabilidad del país, financiados por destructores vinculados al anterior régimen", y por otro, "la oposición que ejercer su derecho a la manifestación pacífica". Por eso, en su discurso, ha condenado a los primeros, y se ha dirigido a los segundos: "le hablo a los que se oponen a mis decisiones con honor y con legitimidad... Respetaremos siempre la voluntad pacífica de las manifestaciones, pero no permitiré jamás a ninguna persona que pretenda la destrucción", advirtió Mursi.

En ningún momento ha hablado de dimitir o dejar el poder, aunque ha negado las acusaciones que le califican de faraón y dictador. "No practicaré un poder autoritario como muchos han dicho estos días. Mi obligación es velar por la seguridad y tranquilidad de este país, y es lo que me ha llevado a tomar esas decisiones. Seguiré cumpliendo con mi deber, pase lo que pase", apuntó Mursi en un discurso televisado esta noche desde El Cairo. Ha llamado a la unidad de los egipcios "si de verdad apreciáis este país, dejad la violencia, ¿Por qué quemáis edificios? Eso no son protestas pacíficas" lamentó el presidente egipcio, antes de dirigirse a los familiares de los caídos en las manifestaciones. "Sólo podré darles mis condolencias a las familias de las siete víctimas que ha provocado las violencia de estos días", dijo Mursi

Y para concluir, ha pedido "a todos los egipcios que frenen estas acciones inaceptables, todos tenéis derecho a protestar pacíficamente, pero no perdáis tiempo con acciones violentas porque no os llevarán a ninguna parte", finalizó su discurso. Según datos policiales, los enfrentamientos durante las protestas de estos días dejan 7 muertos, 771 heridos y más de 150 detenidos.