Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Los anunciantes abandonan la emisora australiana de la broma sobre Kate Middleton

Defienden que "los australianos están realmente enfadados por las trágicas consecuencias de la broma"

Los locutores australianos Mel Greig y Christian Michael, de la cadena de radio '2Day FM', se hicieron pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos para conseguir datos el embarazo de la duquesa de Cambridge. / REUTERS

Las empresas que hasta el momento se anunciaban y financiaban la emisora de radio australiana que gastó la broma telefónica del embarazo de Kate Middleton, han retirado sus anuncios según este sábado la cadena local ABC.

La cadena de supermercados Cole ha informado de du decisión a través de su cuenta en Facebook, donde indica "que los australianos están realmente enfadados por las trágicas consecuencias de la broma de la emisora '2Day FM'". Ayer viernes, se encontró el cuerpo sin vida de la trabajadora del hospital que atendió el teléfono y fue víctima de la broma telefónica.

"Queremos comunicarles que hemos pedido a '2Day FM' que retire todos los anuncios del grupo Cole", añade la nota. La compañía de telefonía Telstra también ha decidido retirar sus anuncios de la citada emisora, al igual que Woolworths y Optus.

Todo comenzó esta semana cuando los locutores australianos Mel Greig y Christian Michael se hicieron pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos para conseguir datos el embarazo de la duquesa de Cambridge.

La enfermera del hospital King Edward VII, donde fue ingresada a principios de semana Catalina por fuertes molestias derivadas de su embarazo, fue hallada muerta el viernes en un domicilio en el centro de Londres, cercano al centro médico.

Rhys Holleran, director gerente de Southern Cross Austereo, la sociedad propietaria de '2Day FM', ha defendido este sábado que la emisora no infringió la ley, aunque confirmó que los locutores Greig y Michael permanecerán de baja por tiempo indefinido.

Holleran dijo que la muerte de la enfermera Jacintha Saldanha, de 46 años y madre de dos hijos, fue un "trágico sucesos que nadie pudo prever", según la versión de la edición digital del diario 'Sydney Morning Herald'.

Las autoridades australianas han abierto una investigación para determinar si hubo algo punible en el comportamiento de ambos periodistas.