Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

La caída del nivel de vida debilita la confianza en el Gobierno

España es uno de los países en los que más ha retrocedido la confianza en el Ejecutivo con la crisis, según una encuesta europea

El tercer Estudio Europeo sobre Calidad de Vida constata un retroceso en los indicadores sociales en la Unión Europea por efecto de la crisis. Pero además certifica que esa caída viene acompañada de un desplome en la confianza institucional en los países más afectados. Un ejemplo lo da España, uno de los países donde más retrocede la confianza en el Gobierno.

El trabajo es de Eurofound, una institución que agrupa a Comisión Europea y sindicatos y empresarios comunitarios. Sus resultados ponen en evidencia que la crisis pasa una factura al sistema político: entre 2007 y 2011 se aprecia una tendencia generalizada a la erosión en la confianza del Gobierno, especialmente marcada en países como Grecia, Chipre, Rumania, España o Eslovaquia.

Con esta bajada, la confianza en el Ejecutivo queda en España en 3,7 puntos sobre 10, 1,8 menos que en 2007. "La confianza en las instituciones no era alta en otras encuestas, pero en todos los países más afectados por la crisis (y España confirma también), baja", dice el Director de Eurofound, Juan Menéndez Valdés. "Esto tiene que ver con la incapacidad de los poderes públicos de responder a las expectativas que tienen los ciudadanos respecto a la solución de sus problemas".

Deterioro en las condiciones de vida

La encuesta deja claro que, en los cuatro años que van de 2007 a 2011 se ha producido un sensible retroceso en la calidad de vida de los europeos, y de los españoles. Así, el 52% de los españoles dicen llegar con algún tipo de problema a fin de mes, frente al 41% de 2007, estamos por encima de la media comunitaria en personas que les es imposible mantener su casa adecuadamente caliente, o pagarse una semana de vacaciones fuera de su casa, y aumenta la percepción de exclusión social.

Con todo, indicadores subjetivos como la satisfacción vital o la felicidad personal han subido en España: la satisfacción vital pasa del 7,3 al 7,5 entre 2007 y 2011, y la felicidad del 7,6 al 7,8. En esto tiene mucho que ver, apuntan desde Eurofound, la red de protección social y también la familiar.

"La salud es muy importante, y España reporta una niveles de satisfacción con la propia salud y con los servicios sanitarios por encima de la media europea" explica Menéndez Valdés. "Además, los niveles de tensiones en la sociedad española son inferiores a la media comunitaria y el soporte familiar, en el caso de los países mediterráneos en general, pero en el caso de España singularmente, también es importante".

Aun así, la esperanza en que las cosas mejores retrocede: en 2007 un 68% de los españoles eran optimistas, y en 2011 lo eran un 57%. A pesar de todo, el optimismo en España está por encima de la media europea, donde sólo un 52% de los consultados cree que el futuro irá a mejor.