Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Gastro

Platos del fin del mundo

Timbal de manzana y foie gras con aceite de vainilla. Como bien sabéis, el calendario Maya predice que el mundo se acabará el 21 de diciembre. Es decir, que de cumplirse la profecía, apenas nos quedarían 10 días de vida. Y es una pena porque, gastronómicamente hablando, me queda mucho por cocinar, por aprender y por comer. Me he puesto melancólica y me ha dado por pensar, por un lado, en los restaurantes en los que aún no he tenido la oportunidad de comer, como Quique Dacosta, Mugaritz, DiverXo, D.O.M, Dos Palillos, Sant Pau... ¡La lista es interminable! Pero por otro lado he recordado los platos que más me han gustado a lo largo de mi vida. Platos que guardo en la memoria y de los que me gustaría volver a disfrutar antes de que el mundo se vaya a pique. Os dejo con la selección de los platos que salvaría del fin del mundo:

  • Bearnesa emulsionada con encebollado y coco de Calima (Marbella, Málaga). Me encantó mi experiencia Calima y este plato me pareció de los mejores por aunar la tradición (bearnesa) con la modernidad, por la combinación de distintas exturas, sabores y temperaturas. ¡Un 10!
  • Dumpling de rabitos ibéricos de la gastrotasca Tapas 2.0 (Salamanca). Intensísimo sabor del ibérico. Meloso, delicioso...
  • Acarajé. Plato tradicional de Salvador de Bahía (Brasil). El simple olor de este plato me transpota a mi infancia.
  • Timbal de manzana y foie con aceite de vainilla de El Celler de Can Roca (Girona). Sencillo, sí. Todo el mundo puede hacerlo pero no todos conseguirían ese resultado. Conjunción de foie y manzana en su justa medida.
  • Chipirones en su tinta de Urepel (San Sebastián). Chipirones de anzuelo, recién pescados, con una rica salsa de tinta cocinados a la perfección. El súmmum.

Gran bombón de chocolate.

  • Los postres de Jordi Roca. No podría elegir entre todos los que he probado. A cada cuál más delicioso.
  • Palmito a la brasa de Dolce Villa (Sao Paulo, Brasil). Simple. Palmito abierto a lo largo, a la brasa, rociado con mantequilla derretida con hierbas. Una delicia.
  • Pollo Korma. El mejor que he comido es el que cocina mi hermano.
  • Los boquerones fritos del Maricuchi (Málaga). Victorianos, con un punto perfecto de fritura.Tiesos, crujientes... ¡Insuperables!
  • Picanha del Porcão (Rio de Janeiro, Brasil). La mejor carne que he probado.

Seguro que vosotros también tenéis unos platos estrella que os gustaría volver a comer antes de que se acabe mundo. ¿Me equivoco?   * Fotos: El Celler de Can Roca, Julia G. De la Fuente (Bearnesa); Judith García (Qué chula es Puebla).