Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

La comunidad educativa saldrá a la calle este jueves contra la reforma de Wert

La Plataforma en Defensa de la Escuela Pública, integrada por sindicatos de profesores, padres y estudiantes convoca una jornada de movilizaciones en toda España

Profesores, padres y alumnos volverán a salir a la calle para pedir al ministro que retire un anteproyecto "ideológico y segregador" y abra un proceso real de diálogo con la comunidad educativa, en vez de atender sólo las demandas de la Iglesia y las empresas. La marcha de Madrid volverá a discurrir entre la plaza de Neptuno y la sede del ministerio de Educación, en la calle de Alcalá

Contra los recortes y contra la reforma educativa. Los colectivos convocantes consideran que ambas cuestiones son las dos caras de la misma moneda y amenazan por igual la igualdad de oportunidades y la calidad de la escuela pública. Por ello la Plataforma en Defensa de la Educación Pública vuelve a convocar este jueves 13 de diciembre otra jornada de protestas, que incluirá concentraciones y manifestaciones en todas las capitales de provincia.

El secretario general de Enseñanza de CCOO, José Campos, ha hecho un llamamiento a toda la comunidad educativa para que participe en esta movilización con el objetivo de "impedir que la educación se convierta en un mal tren con vagones de primera y de segunda".

La protesta volverá a unir a profesores (convocados por los sindicatos CCOO, UGT y STES), a los padres representados en CEAPA y también al Sindicato de Estudiantes. "Queremos pedir al ministro que dé marcha atrás en una reforma ideológica y segregadora que nos retrotrae a los años 60", ha señalado el presidente de Ceapa, Jesús Sánchez. "Volveremos a salir a las calles para decir no a una reforma que sólo garantizará calidad a aquellos que tengan el dinero suficiente para pagársela, condenando al resto a un futuro de precariedad y de paro", ha añadido el secretario general del Sindicato de Estudiantes, Tohil Delgado.

Todos los colectivos convocantes han censurado el carácter ideológico de una reforma que contenta a los obispos con la recuperación de una alternativa a la religión y que va en contra de las propias sentencias del Supremo al permitir que se siga manteniendo conciertos con dinero público a aquellos centros que separan a niños y a niñas en las aulas, en lo que consideran una clara segregación por sexos.

Jesús Sánchez (CEAPA), José Campos (CCOO) y Tohil Delgado (Sindicato de Estudiantes) califican la reforma educativa como "ideológica y segregadora".