Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Gastro

Gastronomía de garaje

Llego al congreso Murcia Gastronómica, hace un par de semanas, y Pablo González, jefe de cocina del restaurante La Cabaña, hace los honores: –Cristina, te presento a El Pollo Rockero. –Encantado de conocerte. Luego, si quieres, te hago el amor –me suelta el tío. Si sólo hay una ocasión para causar una buena impresión, o por lo menos una impactante, Alberto del Cerro (aka El Pollo Rockero) usa sus recursos como nadie. Vestido con una chaquetilla con grandes estampados de Betty Boop, que una vecina le hizo con un juego de sábanas, y unas All Stars, cada una de un color, este peculiar cocinero se ha convertido en el personaje revelación del panorama culinario murciano. Entender cómo un licenciado en criminología termina en un garaje con una espumadera en una mano y una guitarra en la otra, cantando temas de Radio Futura, solo es posible si tienes la oportunidad de visitar su sorprendente ¿restaurante? en Javalí Nuevo. El hangar, situado en los bajos de la casa de sus padres, te da la bienvenida con un enorme cartel que reza: “Cultura y gastronomía”. A partir de ahí el ingenio y el carisma del Pollo y su socio Fran Monreal lo impregnan todo. Les apasiona cocinar, les encanta la música y les entusiasman los productos de su tierra, así que su fórmula es la de un local que hibrida una sala de conciertos con un restaurante en el que cocinan los productos que compran en las tiendas del pueblo, y las verduras ecológicas que les cultiva su amigo Benito. La única norma es la anarquía. No esperéis encontraros carta. Es más, en algunos casos ni siquiera encontraréis comida, aunque el Pollo siempre apaña algo ingenioso con lo que pueda conseguir. Eso sí, música y buen rollo nunca faltan, y ese es el motivo por el que sus fervorosos fans peregrinan hasta su cochera. No hay ambiciones más allá de pasarlo bien y eso no se puede conseguir con los demoniacos horarios de la hostelería. Ellos abren los jueves y viernes por la noche, el sábado todo el día y el domingo a mediodía. Un buen calendario para ser feliz y ganar lo necesario para ir tirando sin pretensiones. Y claro tú también, que sales comido, bebido, cantado y bailado por menos de 20€. Clausuramos Murcia Gastronómica brindando con un gin-tonic preparado con dos botellas de ginebra y 25 tónicas. Luego todo acontece muy rápido: un par de llamadas, una visita rápida al súper y una cena improvisada, un lunes, en El Pollo Rockero. Su “cocina para alimentar el alma” no se ampara en ningún registro concreto. Lo mismo ahúma y esferifica que te prepara una paella o un caballito murciano. Hace lo que le sale de los mismísimos y lo hace bien. Huevas de mújol en salazón, sobrasada murciana, jamón de chato murciano, calabaza salteada con jarabe agave y piñones, calabacín ahumado con romero, unos buenos chuletones y, de postre, turrón de Suchard... ¿Por qué? Pues porque nos gusta y punto. A pesar de su desinteresada oferta, lo nuestro no termina en sexo, pero El Pollo Rockero toca la guitarra mientras cantamos juntos 'El tonto Simón'. Un recuerdo a la altura de un gran polvo.   * Ilustración de Iván Fuster. Boli BIC sobre papel (80x60). * El Pollo Rockero. Avenida Torres de Cotillas 39. Javalí Nuevo (Murcia). Reservas: 650 456 799.