Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Economía

CEOE ve "equilibrado" el primer año del Gobierno, pero pide mejor gestión

El presidente de la patronal cree que el rescate no sería conveniente porque no garantiza una bajada en la prima de riesgo

"Con lo que tenía, ha hecho lo que podía". Es el balance que el presidente de CEOE, Joan Rosell, ha hecho del año de gobierno de Mariano Rajoy, al que no ha querido poner nota, aunque sí que ha dicho que "aprobaría". Para 2013 le pide más reformas, pero sobre todo mejor gestión de las que están en marcha, especialmente las que se refieren a las que "provocan más rechazo", como la de la sanidad y la educación

En un desayuno con periodistas de asuntos económicos, sin micrófonos, para evaluar el año que ahora acaba, Rosell ha vuelto a mostrar su sintonía con las medidas y decisiones adoptadas por el Gobierno Rajoy, aunque le ha pedido que afine más en algunos casos y ha enumerado las reformas que cree necesarias para los próximos meses.

Para el líder de los empresarios, después de poner en marcha el "plan de choque" en este año, ahora hace falta "meterse en la gestión". Ha subrayado que es especialmente necesario en ajustes como los que se están haciendo en sanidad y educación: "todos los servicios de las administraciones se pueden mejorar, pero hay que hacer microanálisis, hay que ir caso por caso para ver dónde tocar y dónde no".

"La clave es la gestión", ha enfatizado, y ha puesto como ejemplo la multitud de universidades que hay en España; en su opinión, habría que ir una por una para ver si son necesarias, cómo se están gestionando y qué se puede mejorar o recortar. Su posición la ha resumido como sigue: "es mejor la dieta que la amputación".

Más reformas

Entre las reformas que, en su opinión, hay que acometer pronto, Rosell enumera: desburocratización ("podría ahorrar 3 o 4 puntos del PIB, según los expertos"), unidad de mercado, poner en marcha la ley de emprendedores o reducir más los costes laborales. En este sentido, se ha mostrado partidario de una nueva reforma de la negociación colectiva "creando nuevos convenios y destruyendo los actuales, para adaptarnos a la realidad".

Sobre reformas en marcha, se ha mostrado cauteloso sobre la publicación de los nombres de los morosos con Hacienda, anunciada la semana pasada por el ministro Montoro ("a ver cómo se hace, porque si nos pasamos de frenada en esa lista salimos todos") y sobre pensiones se ha mostrado convencido de que en los próximos años habrá que examinar de nuevo la posibilidad de retrasar la edad de jubilación, algo que habrá que estudiar "con tranquilidad y sin tabúes".

No al rescate

Sí que se ha mostrado contrario en estos momentos a la posibilidad de un rescate a la economía española. Según ha dicho "si nos asegurasen que la prima de riesgo se situaría por debajo de los 200 puntos básicos, quizá tendríamos que planteárnoslo", pero "no lo garantiza nadie" y además necesitaría ser aprobado por parlamentos hostiles a esta posibilidad, como el de Finlandia.

El diagnóstico económico para los tiempos que viene es, para Rosell, el siguiente: decrecimiento hasta el verano de 2013, "un punto plano en verano" y entrar en 2014 ya en positivo. Esto se refleja en una revisión, ligeramente al alza, que la CEOE ha hecho sobre sus previsiones de septiembre: entonces pronosticaba una caída en la economía en 2013 del -1,6%, y ahora estiman que será del -1,3%.

La CEOE refuerza sus mecanismos de control

Preguntado sobre la situación ante la Justicia de su predecesor, Gerardo Díaz Ferrán, Joan Rosell no ha querido entrar en materia: se ha limitado a "lamentar" el episodio y a desear una actuación rápida de los tribunales. Sí que ha dicho que la patronal está trabajando en propuestas para mejorar el control sobre el presidente, para que "sus posibles problemas no afecten a la institución".

Así, se ha planteado que si el presidente está imputado o su empresa entra en concurso la Junta Directiva se tendrá que pronunciar inmediatamente sobre si continúa o no en el cargo. También que un 25% de la Junta Directiva o de la Asamblea puedan proponer la dimisión del presidente, que tendría que votarse y obtener un respaldo del 51%. Estos cambios estatutarios se examinarán y votarán por la Junta Directiva "en enero o febrero".