Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Tragedia ecologista

PEPA BLANES

Inesperada, brillante

María Guerra

Terror de carril

María Guerra

Destino Madrid

Cadena SER / Carlos G. Cano

España

EL FRAUDE DE LAS PARTICIPACIONES PREFERENTES

Víctimas del 11-M denuncian que Bankia invirtió sus indemnizaciones en preferentes

Las cantidades de la indemnización embargadas van desde los 20.000 euros a los 130.000, según el caso, invertidas entre los años 2004 y 2009

CADENA SER / Perdieron a sus familiares o sufrieron daños en las explosiones de los trenes. Una vez les ingresaron el dinero, en las sucursales les dijeron que se trataba de un producto seguro del que no tendrían que preocuparse. Ahora, como los más de 500.000 afectados en todo el país, no pueden recuperarlo.

Víctimas del 11-M denuncian que empleados de Bankia, con el consentimiento de los directivos de la entidad, decidieron invertir el ingreso del ministerio del Interior en concepto de indemnización como victimas de los atentados del 11 marzo en participaciones preferentes.

Son víctimas que perdieron a sus familiares, hijos o sobrinos en muchos casos, o sufrieron las secuelas y los daños de los atentados. Hablamos de distintas sucursales de la zona de Atocha, Santa Eugenia y El Pozo (precisamente en las inmediaciones de las estaciones de Cercanías donde explotaron las bombas) y donde las víctimas dicen haber sido clientes de toda la vida.

Todos coinciden en que fue la entidad quien les ofreció el producto de las preferentes; les dijeron que era seguro y podrían recuperar el dinero en 48 horas. Las cantidades de la indemnización embargadas van desde los 20.000 a los 130.000 euros, según el caso, invertidas entre los años 2004 y 2009.

Bankia responde

Hay al menos una docena víctimas de la asociación 11M Afectados de Terrorismo. La Cadena SER ha recogido sus testimonios y a ninguno de ellos le han dado de momento solución o alternativa. Al igual que los mas de 500.000 afectados en todo el país - no han podido recuperar su dinero por orden, les decían, de Bruselas.

Esta emisora se ha puesto en contacto con Bankia, preguntados explícitamente pos estos casos, consideran que los afectados podrían estar dentro del arbitraje anunciado hoy por el ministro de Economía, Luis de Guindos.

El dinero que más duele

Las víctimas invirtieron en preferentes porque querían tener el dinero en un sitio seguro y olvidarse del ingreso. "Éramos tres hermanos, ahora dos. Repartimos la indemnización entre nosotros, cuando murió mi madre en 2009. En esa época yo no tenía muchas ganas de pensar. Es un dinero que te quema, no quieres pensar, ni verlo en la cuenta". Es Amelia, su hermano murió en la estación de El Pozo.

En el caso de Felisa, perdió a su hijo en el atentado y como los demás se siente engañada. Habla del embargo e increpa directamente a la empleada que gestionó el producto: "Ella sabe lo que me ha pasado y de dónde venía el dinero, no me había tocado la lotería, se trata de la sangre de mi hijo. Así se lo dije - Han matado a mi hijo y encima te has quedado con mi dinero. Sabías lo que me estabas haciendo firmar".

Eusebio y Antonia tienen 74 años, su hija Cristina iba en uno de esos trenes, murió con 34 años. Desde su oficina de Bankia, donde tenían domiciliados sus ahorros desde hace 30 años, la empleada colocó parte de su indemnización en preferentes, en total unos 126.000 euros. Eusebio lo descubrió tarde. Cuando escuchó el revuelo mediático del producto tóxico y pensó que no iba con él. Hasta que fue a la sucursal y su empleada de confianza le recriminó no haber sabido leer el contrato. Lo que peor lleva Eusebio es el trato recibido al escuchar frases del tipo "si no sabías lo que firmabas haber venido con tu hijo".

O Araceli Cambronero, que tenía 36 años en los atentados del 11 M. Viajaba en el tren de Atocha y el ministerio del Interior la reconoció como víctima psicológica tras la sentencia del caso. Está en paro, busca trabajo, tiene dos hijos y se ha divorciado. Supo que el dinero estaba embargado cuando intentó sacarlo para pagar la hipoteca de su casa hace algo más de un año y ahora se pregunta"¿Si no pago, también me quedo sin piso?". Pide una solución al banco con el miedo de fondo a un posible escenario que lleve al desahucio.

A todos ellos les cambió la vida aquel 11 de marzo, ahora les duele rememorarlo a través de las indemnizaciones. Pilar Manjón, presidenta de la Asociación que canaliza los casos, asegura que "son y se sienten como el resto de las víctimas de ahorradores de este país que no pueden recuperar su dinero, con una salvedad, nunca quisieron ese dinero, como nunca quisieron ir en esos trenes".

Las 21.00: Engañados con las preferentes (18/12/12).