Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Gastro

13 vinos de la suerte para 2013

El simbolismo religioso de estas fechas se mezcla con lo profano y nuestro vino de cada día se sustituye por botellas especiales. Más caras, más exquisitas, más grandes. Las tipo mágnum triunfan en las grandes mesas, vestidas de gala para acoger a la familia. ¿Y si no nos la acabamos? Una botella de litro y medio, si gusta de verdad, ¡se acaba! El tamaño grande hace más fiesta y el bouquet del vino se afina mejor cuanto más grande es la botella. La merma (o cámara de aire) es la misma con mucho más líquido al que oxigenar, y por eso los formatos de litro y medio son los mejores para guardar: se afinan mejor. Celebramos festivales gastronómicos y el vino es uno de los protagonistas. Son rituales totémicos donde la abundancia es la palabra que más brilla. Se aprovecha a comprar botellas más costosas de lo normal ¡porque es Navidad! Vinos que hace ilusión abrir y porque aún no se ha dado, durante el año, una situación idónea para hacerlo. Aquí decimos que el 13 da mala suerte pero en Italia este número es augurio de prosperidad. ¿Por qué no dejamos que el tiempo haga su efecto en la viña para juzgar si será una buena añada o no? Mejor aplazar esta conversación hasta la próxima vendimia ¡porqué aún tiene que llover mucho! Y quién sabe si nos tocará la lotería y tenemos que comprar formatos como la Matusalem: ¡6 litros)! Puestos a soñar ¿le pedimos a los Reyes Magos una botella Baltasar (¡que es el equivalente a dieciséis botellas!)? El brindis viene de la expresión alemana ich bringer dir (te lo ofrezco). Chocamos las copas como un rito de iniciación a la comida, como una bendición. Cuando somos tantos, una posibilidad es brindar con el de al lado y hacer como el juego de la corriente, siempre mirando los ojos con nuestros comensales. La explicación histórica es que si se esquivaba la mirada podían aprovechar el choque de las copas para depositar veneno en ellas. También se alude a la salud (Salute! Santé!) porque el vino, al hacer la fermentación alcohólica, es, como dice Pasteur, “la bebida más higiénica”. Los supersticiosos creen que si miras al brindar te pueden caer siete años de mal sexo. Pero lo importante es abrir bien los ojos a la vida y llenar la copa de buenos propósitos. Al final el mejor vino no es el más caro, sino el que nos produce momentos de felicidad. Ahí van 13 propuestas para que las disfrutéis en la Navidad que va a conducirnos hacia 2013:

  1. Gramona Brut Rosé (D.O. Cava)... porque las burbujas rosadas son el mejor aperitivo para las fiestas.
  2. Vino de misa De Muller (D.O. Terra Alta)... para la Misa del Gallo.
  3. Apóstoles V.O.R.S. de González-Byass (D.O. Jerez)... para los turrones más tradicionales.
  4. Moscato de Ochoa (D.O. Navarra)... porque le encantará a la tía y va genial con los quesos.
  5. Cava dolç de postres Albet i Noia (D.O. Cava)... porque siempre hay sitio para los polvorones y un poco más de espumoso.
  6. Alta Alella Mirgin (D.O. Cava)... porque es un cava con mucho estilo y la botella podemos aprovecharla luego como candelabro para decorar los banquetes.
  7. Henri Abelé 'Le Sourire de Reims' (A.O.C. Champagne)... porque hay un ángel en la botella que nos obliga a sonreír.
  8. Astrales (Ribera del Duero)... para que las estrellas se alineen a nuestro favor.
  9. Fillaboa (D.O. Rías Baixas)... porque es el mejor acompañante para el marisco.
  10. Viña El Pisón (D.O.C. Rioja)... porque tiene una nariz de príncipe firmado por Juan Carlos López de Lacalle, uno de los vinos con más puntuaciones Parker del país.
  11. Pintia (D.O. Toro)... porque es un vino para caer en el pecado de la carne.
  12. Clos Mogador (D.O.Q. Priorat)... porque es un vino de autor que se hace en un jardín de viñas heroicas. ¡Un gran regalo, si el anfitrión decide guardarlo, porque aguanta más de 7 años de mala suerte!
  13. Podere San Cristoforo 2010 (IGT Maremma Toscana)... porque es un vino biodinámico de la variedad francesa Petit Verdot que merece los 94 prestigiosos puntos del crítico James Suckiling. Para sentir el cuerpo del vino con toda la intensidad del arándano.