Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

CONFERENCIA SECTORIAL DE EDUCACIÓN

Wert no cede en su reforma educativa y presume de un apoyo mayoritario

El PP impone su mayoría en la Conferencia Sectorial para liquidar el debate de la reforma educativa. El ministro convoca otra cita para la memoria económica

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, en la rueda de prensa que ha ofrecido hoy tras la Conferencia sectorial de Educación celebrada en Madrid, la cuarta que ha mantenido con las comunidades autónomas para tratar de alcanzar un acuerdo sobre el borrador de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), contra el que algunas autonomías han mostrado su disconformidad por el tratamiento que se da a las lenguas cooficiales. / EFE/Kiko Huesca

Cataluña, País Vasco, Andalucía, Asturias y Canarias ya desconfiaban del llamamiento al pacto y al consenso del ministro Wert y hoy han confirmado su temor, el PP ha impuesto su rodillo para liquidar el debate autonómico con una reforma que califican de "partidista" y que se ha diseñado de espaldas a toda la comunidad educativa. El ministro Wert no ha cedido en los principales puntos de desencuentro: el conflicto sobre las lenguas cooficiales, la invasión de competencias, la recuperación de las reválidas y la alternativa a la Religión.

La tercera reunión dedicada en exclusiva al borrador de la nueva ley que prepara Educación ha vuelto a acabar en fracaso. El Gobierno no ha convencido a las comunidades críticas y se ha mantenido firme en su plan. Muy gráficamente lo han expresado Cataluña y Andalucía, que han coincidido en señalar que pactar es ceder y hoy el ministro no se ha movido ni un ápice del borrador que ya les presentó hace un par de semanas. Ni el asunto lingüístico ni el giro conservador con las polémicas concesiones a la escuela concertada y la Iglesia católica van a cambiarse.

Mar Moreno ha asegurado que "la radicalidad no es buena para la escuela pública" y ha pedido nuevamente al ministerio que retire la ley y abra un período de diálogo y moderación. En los mismos términos se ha expresado la secretaria de Enseñanza de la Generalitat catalana, que ha criticado que "no haya salido casi el tema de la inmersión lingüística". Cristina Uriartel, la nueva consejera vasca, también había advertido antes de la reunión que el texto suponía un "ataque a las lenguas cooficiales y una invasión inaceptable" del marco competencial.

Las comunidades críticas han salido con la sensación de haber asistido a un mero trámite donde, como temían, el PP ha aplicado su rodillo para liquidar el debate sobre esta reforma. El ministro, sin embargo, ha sacado pecho en la rueda de prensa del apoyo mayoritario y el consenso, en referencia al respaldo de las autonomías del PP. "Una clara mayoría, 12 de 17, han manifestado su criterio de que el proyecto satisface las necesidades de reforma del sistema educativo y han expresado una valoración aprobatoria de signo global", ha señalado.

Continúa el conflicto lingüístico del catalán

Ambas partes se habían intercambiado informes jurídicos que avalan sus respectivas posturas y han mantenido "contactos" que han durado hasta el inicio de la reunión. Tanto el Ministerio como la Generalitat siguen sin alcanzar acuerdos sobre el fondo del conflicto en lo relativo al tratamiento del catalán en el anteproyecto de la LOMCE. Educación asegura seguir abierta a estudiar "distintas fórmulas" siempre que se garanticen las que considera sus líneas rojas: que se pueda atender la demanda de aquellos padres que quieren que sus hijos sean escolarizados en castellano como lengua vehicular. La Generalitat, por su parte, considera que el Estado no puede imponer una vulneración de un sistema de inmersión lingüística que lleva funcionando más de 30 años y cuya ruptura supondría una fractura social. De no haber cambios, el gobierno catalán ya ha manifestado su intención de recurrir al Tribunal Constitucional y no aplicar en Cataluña la reforma educativa.

Wert sólo ha pactado con la Iglesia, la privada y el Opus

Andalucía, Asturias y Canarias han acudido a la reunión con un rechazo frontal a un texto que, según dicen, se ha vuelto más regresivo al girar hacia el pasado y hacia la derecha. Estas comunidades denuncian que la supresión de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la recuperación de una alternativa a la Religión rompe los consensos educativos básicos y devuelve a las aulas un modelo ideológico y confesional, para satisfacer a la Conferencia Episcopal. También muestran su rechazo al adelanto de los itinerarios educativos y a la recuperación de las reválidas en un sistema, dicen, que segregará a los alumnos y dejará en la cuneta a aquellos que tengan más dificultades.

Aunque hoy han vuelto a presentar sus alegaciones al borrador, como han hecho en las últimas citas, el ministro Wert se ha negado a hacer cualquier cesión.. "Aunque se ha escrito mucho sobre el catalán y la religión, siendo sin dudas asuntos muy importantes, está pasando más desapercibido otro fenómeno muy grave que afecta por igual a los niños catalanes, andaluces, o gallegos, y a los niños católicos o no católicos que es la tremenda ruptura en la igualdad de oportuniades que supone que los alumnos con más dificultades tengan que emprender vías educativas de segunda y todo por un modelo de escuela basado en la empresa que se quiere imponer", había señalado previamente a la SER la consejera de Educación de Andalucía, Mar Moreno.

La última reunión autonómica antes de la tramitación parlamentaria

Moreno ha confirmado sus sospechas sobre el ministro Wert. La consejera temía dudaba de las palabras del ministro llamando al pacto y al consenso, ya que los hechos demuestran que no se han tenido en cuenta las aportaciones ni de las comunidades no gobernadas por el PP ni de la inmensa mayoría de la comunidad educativa, profesores, padres y estudiantes incluidos. Una idea compartida por la consejera asturiana, Ana González. "Creo que hay una voluntad de rodillo, de cambio de modelo profundamente ideológico y lo más triste es que quieren encima enmascararlo. No se atreven ni siquiera a reconocerlo y por eso hablan de una reforma, cuando en realidad se trata de una nueva ley de educación".

En la pasada conferencia sectorial, celebrada el pasado 4 de diciembre, el ministro Wert ya señaló que la cita de hoy sería "en principio", la última de las reuniones que se mantendrían con las comunidades autónomas. Sobre el papel, una vez cumplimentado este trámite, debería cerrarse un texto para su traslado al Consejo de Estado y posterior aprobación como proyecto de ley en Consejo de Ministros antes del inicio de su tramitación parlamentaria en el Congreso. Educación solo ha informado de que convocará a las comunidades autónomas la tercera semana de enero para hablar de la memoria económica de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE).

Ana González, consejera de Educación de Asturias: "El PP va a aplicar su rodillo para cambiar el modelo sin consenso". 

Mar Moreno, consejera de Educación de Andalucía: "Más allá del catalán o la religión, la reforma afecta a la igualdad de oportunidades de todos los niños, sean católicos o no, catalanes, andaluces o gallegos". 

Mar Moreno: ""La radicalidad no es buena para la escuela pública"". 

Wert: "Una clara mayoría de comunidades han manifestado su aprobación a la reforma". 

Federico Mayor Zaragoza: "Los que saben de educación son los profesores".