Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

cerrar
CASO BANKIA

Las alarmas en Bankia saltaron cinco meses antes del hundimiento de la entidad

Rodrigo Rato ya advirtió en enero de 2012 de la "preocupante realidad" de Bancaja que debía "ser revertida"

La mayoría de los exconsejeros han negado ante el juez la existencia de problemas antes de mayo de 2012, pero cinco meses antes el interventor general advirtió al consejo de la elevada exposición al riesgo por la desmesurada cartera inmobiliaria, y Rato apuntó a la "preocupante realidad" del segundo socio en importancia de Bankia, según el sumario.

Casi la totalidad de los 33 exconsejeros de Bankia que han declarado como imputados ante el juzgado central de instrucción número cuatro de la Audiencia Nacional han asegurado que no observaron problema alguno en la entidad hasta mayo de 2012, cuando los cambios de criterio del auditor provocaron la reformulación de las cuentas que implicaron la entrada en pérdidas de Bankia y su nacionalización.

Sin embargo, según el sumario del caso al que ha tenido acceso la Cadena SER, las alarmas comenzaron a saltar cinco meses antes. En concreto, en la reunión del consejo de administración de la entidad del 12 de diciembre de 2011, cuando el interventor general alertó de que "el 80 por ciento" de las empresas asociadas a la entidad eran "promotoras" en su "mayoría insolventes", con unos activos inmobiliarios por 28.500 millones y una "exposición al riesgo de 20.958 millones" que supondría destinar "provisiones adicionales". Justo lo que acabó reclamándole en mayo el Banco de España y provocó la reformulación de las cuentas. Sin embargo, en diciembre, el interventor general dijo al consejo que estaban negociando con el Banco de España "dilatar en el tiempo y fraccionar" esos aprovisionamientos. Unas negociaciones para las que según dijo, había "muy buenas perspectivas". Perspectivas que finalmente no se cumplieron.

Pero es más, unas semanas después, en enero de 2012, el propio presidente de Bankia, Rodrigo Rato, pidió un "cambio de gestión" y "mejora de eficiencia" en Bancaja, segunda caja en importancia de Bankia tras Caja Madrid con el 37 por ciento de participación en la fusión, porque según dijo en la reunión de aquel consejo, "los datos del último año" ponían de manifiesto una "realidad preocupante" que debía ser "revertida".

La gestión de Bancaja había levantado ampollas en el consejo de Bankia y podía poner en riesgo a la entidad. De la totalidad de empresas inmobiliarias participadas por Bankia, que en su mayoría eran "insolventes", más del 51 por ciento fueron aportadas por Bancaja.