Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

Tras un año sin lograr pactos, Rajoy buscará acuerdos con el PSOE en 2013

El Gobierno intentará consensuar con los socialistas la reforma de la administración local o la del Poder Judicial. A Rajoy le gustaría pactar con Rubalcaba una postura común sobre Cataluña

EFE/Sergio Barrenechea / El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalaba, se saludan antes de posar unos segundos ante los fotógrafos en la escalinata del Palacio de La Moncloa

/ J. FÀBREGA / S. SÁNCHEZ 27/12/2012 - 07:26 CET

Aunque hablan con frecuencia por teléfono, la última reunión entre el presidente y secretario general de los socialistas tuvo lugar hace siete meses. El PSOE opina que la mayor responsabilidad a la hora de llegar a consensos es del Gobierno, aunque se muestra dispuesto al diálogo. En el último año Mariano Rajoy no han logrado cerrar acuerdos relevantes con la oposición. Para el próximo tratará de romper con la imagen de líder de un Gobierno que no sabe pactar.

Desde que Mariano Rajoy es presidente, ha abusado de los decretos ley convalidados prácticamente en solitario en el parlamento gracias a la mayoría absoluta del PP. Una forma de gobernar muy criticada. Ni siquiera en cuestiones de tanta sensibilidad social como los desahucios ha conseguido sumar a otros grupos parlamentarios. El Gobierno solo logró que UPyD apoyara sus medidas para frenar los desalojos por ejecuciones hipotecarias.

En 2013 Mariano Rajoy está decidido a buscar acuerdos especialmente con el principal partido de la oposición. De momento, no han sido posibles. Los socialistas creen que la mayor responsabilidad a la hora de llegar a los consensos es del Gobierno, aunque se muestran dispuestos a poner de su parte. De hecho, siempre que se le pregunta a Alfredo Pérez Rubalcaba por esa posibilidad de diálogo con Rajoy, el líder de los socialistas asegura que él lleva un año intentándolo a pesar de las críticas que recibe de su propio partido.

Hay algunas cuestiones en las que el terreno parece abonado para el acuerdo entre el Gobierno y el PSOE. La primera la reforma del Poder Judicial. El ministro de Justicia presentó en anteproyecto de ley de ley que contiene el método de elección del órgano de gobierno los jueces. Antes de llevarlo al Consejo de Ministros, Alberto Ruíz-Gallardón se aseguró de que la respuesta de los socialistas no sería un "no" rotundo. El titular de Justicia mantuvo un encuentro el miércoles pasado con Alfredo Pérez Rubalcaba para acercar posturas. Los socialistas creen que hay terreno para lograr un acuerdo una vez que el Gobierno ha dado marcha atrás en su idea de sacar la elección del CGPJ del parlamento, línea roja que el PSOE no estaba dispuesto a cruzar. En pos del pacto con los socialistas, el PP se saltará también en esta materia, su programa electoral que prometía que el órgano de gobierno de los jueces sería elegido por los propios magistrados.

Desde hace meses, el Gobierno y el PSOE negocian también la reforma de la administración local. Ya se han celebrado varias reuniones. El Ejecutivo parece tener más prisa que los socialistas que creen que el margen temporal es amplio para alguna de las cuestiones que están sobre la mesa, como la reducción del número de concejales, puesto que no podría entrar en marcha hasta las próximas elecciones municipales previstas para 2015. El PSOE se declara, en todo caso, dispuesto a intentar el acuerdo. La Moncloa busca también el apoyo de los socialistas para la reforma general de la administración que tendrá por objetivo adelgazarla y eliminar duplicidades.

Cataluña es el tercer ámbito en el que el presidente quiere buscar el acuerdo con el principal partido de la oposición. A Rajoy le gustaría pactar con Rubalcaba una posición común frente al empuje independentista. Fuentes del PSOE aseguran que aún no han hablado de este asunto con el equipo de la Moncloa aunque comparten con el Gobierno que la consulta, en los términos que quieren CiU y ERC, no puede convocarse. Hay, por tanto, margen para algún tipo de pacto. La conveniencia del pacto se valora con mucho cuidado, ante el temor de que los nacionalistas catalanes pudieran considerarlo "una provocación", aseguran fuentes del PP.

Tanto Rajoy como Rubalcaba dicen con frecuencia que hablan por teléfono de manera discreta más veces de las que parece, aunque su última reunión cara a cara en la Moncloa fue hace meses, en mayo. De cara a 2013 ambos se muestran dispuestos a alcanzar acuerdos sobre cuestiones importantes. En un año veremos si lo consiguen o estamos, simplemente, ante los buenos propósitos típicos de la Navidad.