Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Gastro

Cocina en tres novelas negras y un cómic

Lo más fascinante de la gastronomía es su transversalidad. Con ella se entiende la historia, la cultura y una sociedad. Por eso la cocina es más que un recetario o un ensayo. En España hace relativamente poco que se ha estrenado un nuevo género que yo denomino novela negra gastronómica y en el que participo como autora y entusiasta. En otros países, como Estados Unidos, Reino Unido o Francia, ha sido habitual, pero en España parecía olvidada tras las novelas de Carvalho, de Manuel Vázquez Montalbán, en las que la cocina era un tema colateral. Aquí van las tres de referencia que, además de la muerte, tienen en común el sentido del humor: Gran soufflé (Lola Piera). Un prestigioso crítico gastronómico muere a manos de los propietarios de un restaurante. Fue sin querer pero el lío que se prepara es tremendo porque esto ocurre la víspera de una gran comida con todos los ministros europeos de Interior, en la que se intentan colar los antisistema. La alta cocina, las relaciones personales, el amor, la traición y el poder son otros aspectos que sobresalen en esta obra. Fabada a muerte en cocina fusión (Falsarius Chef).  Esta novela está protagonizada por el propio autor, Falsarius, el mayor experto en latas del mundo que colabora en la búsqueda del asesino de un grupo de cocineros con conservas de berberechos envenenadas durante la celebración de un festival culinario. En la novela, muchas experiencias reales, como la búsqueda de una pizza o de un bocata de tortilla durante uno de esos congresos. El chef ha muerto (Yanet Acosta). El investigador privado Ven Cabreira tiene que esclarecer las circunstancias de la muerte del mejor cocinero del mundo, que apareció asfixiado por la ingesta de pulpo vivo en una isla de Corea del Sur (un plato tradicional coreano). En su búsqueda de sospechosos viaja a los mejores restaurantes de Europa haciéndose pasar por un inspector de la guía Michelin, aunque Ven es un tipo que sólo se alimenta de fabada enlatada. Y a estos tres libros añado mi novela gastronómica favorita del año: Los ignorantes (Étienne Davodeau). Se trata de un cómic o, mejor dicho, novela gráfica, sobre el mundo del vino y del cómic. En ella se explica con cercanía y de forma llana la pasión por el proceso de producción del vino y de un cómic. Me parece inspiradora y espero que sea ejemplo a seguir por muchos más autores.

Ahora sólo falta que en 2013 aparezca la nueva novela de Falsarius y la segunda de Ven Cabreira y que a esta nueva tendencia se unan muchos más autores con obras que inspiran.