Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

Los primeros datos de la autopsia revelan que la bebé secuestrada murió a golpes y no ahogada

El presunto homicida, según fuentes de la investigación, podría haber matado a la menor a las pocas horas del secuestro

EFE/Carlos Barba / La Guardia Civil inspecciona la balsa de agua donde este jueves fue hallado el cadáver de la niña de 16 meses secuestrada el pasado jueves día 20 en la comarca almeriense de Nacimiento

CARMEN LÓPEZ 28/12/2012 - 18:37 CET

La pequeña Miriam, de 16 meses, no murió ahogada, sino a causa de varios golpes en la cabeza. Son los primeros datos que ha revelado la autopsia que el Instituto Forense ha realizado al cuerpo sin vida de la menor, que desapareció el jueves de la pasada semana en las inmediaciones de los municipios almerienses de Abrucena, Fiñana y Nacimiento.

Tras la detención en la tarde de ayer de presunto homicida, el joven Jonathan Moya, alias 'El Trolas', que confesó la muerte de la pequeña, y de una segunda persona, la Guardia Civil , localizaba el cuerpo de la niña dentro de una bolsa que también contenía piedras en la balsa de un particular de la localidad de Abrucena.

El presunto homicida, según fuentes de la investigación, podría haber matado a la menor a las pocas horas del secuestro. Para determinarlo con exactitud, el Instituto Forense ha enviado tejidos de la pequeña Miriam al Instituto de Toxicología de Sevilla. La investigación continúa abierta y los agentes siguen trabajando en la zona. No se descarta que durante el fin de semana los agentes se trasladen con el juez a la zona para hacer una reconstrucción de los hechos.

Los municipios almerienses de Fiñana y Abrucena han decretado dos días de luto por lo sucedido. En la provincia de Huelva, Juan Carlos Lagares, alcalde de La Palma del Condado (Huelva), localidad en la que residían la madre y el bebé de 16 meses cuyo cuerpo ha sido hallado sin vida la noche del jueves, ha manifestado en nombre del Ayuntamiento y de todo el pueblo palmerino, su profundo dolor por la salvaje muerte de la pequeña, que desapareció el pasado 20 de diciembre en la provincia de Almería. La localidad ha decretado dos días de luto oficial.

Juan Carlos Lagares, a través de un comunicado, ha asegurado que la noticia ha caído como "una bomba" entre los palmerinos, que después de la detención del presunto secuestrador tenían la esperanza de que el caso se resolviera de forma positiva. El alcalde ha declarado igualmente que todos los palmerinos esperan que el peso de la ley caiga contra el responsable de "un hecho atroz y deleznable que, por desgracia, resulta irreversible".