Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

Los planes de pensiones de los empleados públicos dejan de ingresar 200 millones en 2012

El Ejecutivo decidió suspender las aportaciones en 2012 y adoptará la misma medida en 2013

El Gobierno congeló la aportación a los planes de pensiones de empleo de los trabajadores de las administraciones y empresas públicas en diciembre de 2011, una medida que vuelve a incluir en los presupuestos generales de 2013. Los sindicatos calculan que con esta decisión se han dejado de ingresar en esos planes de pensiones colectivos 200 millones de euros en 2012, de los que 70 millones corresponden a los planes de los 600.000 partícipes de la Administración General del Estado. Desde la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), consideran que el suspenso de esa aportación es un nuevo varapalo para el patrimonio de los fondos de pensiones, que unido a la menor capacidad de ahorro de los españoles y a la recuperación de lo invertido por los parados de larga duración, arrojará en 2012 un saldo negativo que será previsiblemente inferior al del último ejercicio.

Fue una de las primeras decisiones tomadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy tras llegar al poder. El 30 de diciembre de 2011, el Real Decreto-Ley de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público incluía novedades en el capítulo de gastos de personal. Las administraciones y empresas públicas "no podrán realizar aportaciones a planes de pensiones de empleo o contratos de seguro colectivos que incluyan la cobertura de la contingencia de la jubilación". Esa medida, según Comisiones Obreras (CCOO), ha supuesto un ahorro de 200 millones de euros para el Estado y que los empleados públicos hayan dejado de percibir esa aportación en sus planes de pensiones de empleo.

La medida se incluye de nuevo en los presupuestos generales del Estado para 2013, aunque con una salvedad. Se añade una enmienda del PNV en la que se establecen excepciones para las contingencias de fallecimiento e incapacidad, porque, según explica, Miguel Ángel Crespo, responsable de planes de pensiones de empleo de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, una de las consecuencias de que los planes de pensiones de empleo no reciban nuevas aportaciones es que también se ha dejado de pagar la prima necesaria de los que integraban seguros de fallecimiento. "Hemos tenido casos en los que han muerto trabajadores que tenían un seguro a través del plan de pensiones, pero como no se abonaba la prima se han quedado sin esa cobertura. Hay algunos casos judicializados, ya veremos en qué condiciones acaban", cuenta Crespo, quien confía en que con esa enmienda la situación "se arregle".

Volviendo a las cifras, Crespo calcula que los planes de pensiones de empleo poseen 1.200.000 partícipes en todo el país y la cuantía estimada para las aportaciones de 2012 era de 200 millones de euros, de los que 70 millones irían para los planes de los 600.000 partícipes de la Administración General del Estado. Esos 200 millones se convertirán en 400 millones a finales de 2013, si se suma la cantidad acumulada en los dos años, que equivale al 0,3% de la masa salarial, un porcentaje adicional a los sueldos de los empleados públicos.

Para Crespo, la congelación de estas aportaciones "es un agravante, un añadido al resto de recortes" que han sufrido. "La situación en la administración pública es de gran cabreo, de desincentivo. Se dan cifras de una pérdida de poder adquisitivo en los tres últimos años de alrededor del 25-30%", afirma.

Junto a las administraciones públicas, entidades bancarias nacionalizadas, como Bankia, también han suspendido las aportaciones a los planes de pensiones de sus trabajadores. "En otras empresas del sector financiero no nacionalizadas, en las que están produciéndose ajustes salariales, se está aplicando a su vez esta medida", señala Miguel Ángel Martínez, secretario general de Inverco. Martínez adelanta que en lo que respecta a las aportaciones al sistema de pensiones de empleo "vamos a ver una reducción considerable en 2012", aunque prefiere no hacer una valoración más concreta hasta no tener todos los datos, "una vez cerrado el ejercicio", prevé.

El sistema de empleo representa en torno al 20% de los ingresos destinados a planes de pensiones, un porcentaje no demasiado elevado, en opinión del secretario general de Inverco. "Aunque en términos de trabajadores el volumen sí es relevante, no hay que olvidar que las cuantías anuales para los planes de las administraciones públicas son más bien bajas", sostiene.