Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Los portugueses tienen que evitar ponerse enfermos

Es la recomendación del secretario de Estado de Sanidad para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud

El copago es bastante elevado en Portugal. Solo una consulta de urgencia en un hospital cuesta 20 euros y una consulta en el centro de salud con el médico de familia cuesta 5 euros, después de los aumentos que entraron en vigor el pasado 1 de enero de 2012.

Portugal cierra el año con unas polémicas declaraciones del secretario de Estado de Sanidad luso, Fernando Leal da Costa, que este fin de semana, en una entrevista, ha pedido a los portugueses que procuren hacer lo posible para no ponerse enfermos. "Es importante que la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud empiece a ser encarada como una obligación de cada uno", ha dicho el secretario de Estado quien, en otras palabras, entiende que "los portugueses tienen que esforzarse por prevenir enfermedades" a largo plazo, porque de otra manera más tarde o más pronto "el sistema nacional dejará de ser sostenible".

Y eso que el copago es bastante elevado en Portugal. Solo una consulta de urgencia en un hospital cuesta 20 euros y una consulta en el centro de salud con el médico de familia cuesta 5 euros, después de los aumentos que entraron en vigor el pasado 1 de enero de 2012. Pero por si estos elevados precios de acceso a la sanidad pública no fueran suficientes para disuadir a los portugueses, el ministerio de Sanidad recomienda ahora que los pacientes eviten todo lo que puedan recurrir a la sanidad pública.

"Si cada uno de nosotros no empezamos a hacer algo para reducir nuestro potencial de un día estar enfermos, por más impuestos que podamos cobrar a los ciudadanos, el Servicio Nacional de Salud antes o después será insostenible", matizó el secretario de Estado.

De momento, en Portugal todavía hay alrededor de un millón y medio de personas sin médico de familia, algo en lo que está trabajando el ministro de Sanidad, Paulo Macedo. En octubre pasado negoció con los médicos de familia un aumento de 1.500 a 1.900 pacientes por médico. Con esta medida -además del aumento de la jornada laboral de 35 horas a 40 horas semanales- el ministerio luso pretende conseguir a partir del 1 de enero próximo que un millón de portugueses pase a tener médico de familia.