Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

El 'banco malo' recibe los activos inmobiliarios de la banca nacionalizada

En el primer trimestre de 2013, serán las otras cuatro entidades que han recibido ayudas de Bruselas (Liberbank, Caja3, BMN y CEISS) las que trasferirán sus activos

La Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) recibe este lunes los activos tóxicos de las entidades nacionalizadas (Bankia, Novagalicia Banco, Banco de Valencia y Catalunya Banc) por valor de conjunto de 36.695 millones de euros.

La mayor parte de los activos recibidos proceden de Bankia, con 22.318 millones, seguido de Catalunya Banc con 6.708 millones, NCG Banco con 5.097 millones, el Banco de Valencia con 1.962 millones, y el Banco Gallego -filial de NCG Banco- con 1.025 millones. En el primer trimestre de 2013, serán las otras cuatro entidades que han recibido ayudas de Bruselas (Liberbank, Caja3, BMN y CEISS) las que trasferirán sus activos.

Según los datos de la Comisión Europea, los activos tóxicos que estas entidades van a pasar al 'banco malo' ascienden a 4.588 millones, aunque esta cifra podría ser revisada al alza. En total, se calcula que el "banco malo" tendrá en su cartera 89.000 pisos, 13 millones de metros cuadrados de suelo, y miles de créditos al promotor, que son morosos y que habrá que dar salida en el mercado. Gestionará entre 50.000 y 55.000 millones de euros.

Según han comunicado las cuatro entidades a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la trasmisión de estos activos y créditos ligados al 'ladrillo' se realizará a cambio de bonos emitidos por la Sareb y que cuentan con la garantía del Estado español.

Para comenzar a funcionar, la Sareb ha trabajado intensamente en las últimas semanas para cerrar su estructura de capital, con 3.818 millones de euros aportados por entidades privadas y en menor medida por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El 25 % de esta cifra ha sido aportado en efectivo, y el resto en una emisión de deuda subordinada que quedó cerrada el viernes pasado, por importe de 2.850 millones de euros.

Desde el principio, el Gobierno - en sintonía con Bruselas - ha trabajado para que Sareb sea una entidad de capital mayoritariamente privado, lo que ha obligado a las entidades financieras, y sobre todo a Santander y Caixabank, a realizar una aportación millonaria. El Santander tiene comprometida en esta sociedad 840 millones de euros, lo que dará el 16,2 % del capital, en tanto que Caixaban aportará 606 millones, el 11,7 %. Le siguen el Banco Sabadell con 335 millones (6,4 %), Banco Popular con 288 millones (5,5 %) y Kutxabank, con 128 millones (2,5 %).

El BBVA ha declinado hasta ahora la invitación a participar formulada por el Gobierno, que ahora estudia imponer una derrama al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para todo aquel que no haya contribuido al Sareb, lo que de llevarse a cabo afectaría al banco que preside Francisco González.