Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

Absuelven a un hombre tras cruzar la frontera con un inmigrante escondido en la guantera

El Tribunal Supremo considera que no está probado que el acusado supiera que el hombre estaba escondido en la guantera del coche

El Tribunal Supremo ha confirmado la absolución de un hombre que cruzó la frontera de Melilla empujando un vehículo, en cuya guantera había escondido un ciudadano de Costa de Marfil. La justicia no considera probado que el acusado supiera que el hombre estaba escondido en la guantera del coche, ya que "se lo había dado un amigo para que lo pasara a Melilla" desde Marruecos.

El Tribunal Supremo ha confirmado la absolución de un ciudadano marroquí que cruzó la frontera de Melilla con un coche y con un hombre de Costa de Marfil escondido en el salpicadero. El acusado llegó al puesto fronterizo de Farhana empujando un Volkswagen Golf averiado que, según explicó, se lo había dejado un amigo para que lo pasara a Melilla.

Los agentes de la aduana comprobaron que la documentación no sólo no pertenecía al vehículo, sino que estaba caducada y se correspondía con un coche robado. Cuando procedieron a abrir la guantera, se encontraron con que dentro del salpicadero se escondía un ciudadano de Costa de Marfil.

La Audiencia Provincial de Málaga con sede en Melilla absolvió al acusado. Lo hizo señalando que no estaba probado que el hombre tuviera conocimiento de que hubiera un inmigrante escondido en el salpicadero del vehículo, una tesis que ahora comparte la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo en contra de las pretensiones del Ministerio Fiscal. Señala en su sentencia que "dadas las pruebas practicadas", no puede afirmarse que el acusado tuviera conocimiento, ya que el vehículo "se lo había dado un amigo para que lo pasara a Melilla".

El Supremo rechaza el recurso del Ministerio Fiscal, pero apoya su razonamiento y critica la "falta de exhaustividad" de la Audiencia Provincial de Málaga. Señala que la Fiscalía cuestiona "con sólidos argumentos" la lógica seguida por la justicia en primera instancia, que no valoró datos aportados por los agentes policiales sobre el conocimiento que tenían de que el acusado "se dedicaba a pasar objetos por la frontera por encargo de otros habitualmente". También destacan como hecho significativo que el acusado se dirigiera directamente al hueco anejo a la puerta cuando los guardias le pidieron la documentación, y no a la guantera como es habitual.

Aguirre: "La sentencia la hemos tenido que aceptar para que Ángel pisara tierra española".