Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Sociedad

Estudiar la carrera en Francia es cinco veces más barato que en España

Aumenta casi un 20% el número de estudiantes españoles que se marchan a universidades públicas francesas por motivos económicos

Los altos precios de las tasas universitarias en España comienzan a provocar una emigración al extranjero motivada no sólo por razones académicas sino económicas. El Gobierno francés registra un incremento de casi el 20% en el número de alumnos españoles que en los dos últimos cursos ha optado por matricularse en alguna de las 80 universidades públicas del país vecino. El precio público de un grado universitario en Francia es de 181 euros al año frente a los más de 1.000 euros de media en España

Las facultades de París, seguidas por las de Burdeos, Montpellier, Lyon y Toulouse son las que más atraen a los universitarios españoles que miran al país vecino para matricularse en carreras relacionadas con Lenguas y Ciencias Humanas, además del área de ciencias sanitarias, como Medicina, Fisioterapia y Enfermería, e ingenierías.

Los datos de CampusFrance en España, una agencia pública dependiente de los ministerios de Asuntos Exteriores y de Educación Superior del Gobierno francés, confirman que los españoles son los estudiantes extranjeros cuya presencia más se ha incrementado en las universidades públicas francesas en los dos últimos años. En términos absolutos se trata de un número aún discreto (5.740 alumnos el curso pasado) pero sí marca un cambio de tendencia significativo, hasta el extremo de que el servicio de Cooperación Universitaria de la embajada de Francia en España está realizando un estudio estadístico sobre el perfil y motivaciones de estos alumnos.

"Por las peticiones de información y matrícula que recibimos, el principal motivo que esgrimen los estudiantes españoles es el económico. Aseguran que las tasas universitarias en España son muy caras y buscan la oportunidad de estudiar en otro país donde esas matrículas son más baratas. Y efectivamente, así es en Francia, donde tenemos un sistema de financiación público de la educación superior a cargo del Gobierno que supera en más de un 80% el coste de esas matrículas", ha señalado a la SER la responsable de CampusFrance en España, Jessica N'koumba.

"En la actualidad, los precios anuales por grado universitario en Francia son de 181 euros, y de 245 en el caso del máster", añade N'Koumba, que especifica que son datos relativos a las 80 universidades que integran el sistema público de educación superior. En el caso de España, con la última subida aprobada por el Gobierno, el coste medio de un grado universitario supera con creces los 1.000 euros y en el caso del máster puede superar los 3.000 euros, con grandes variaciones según el tipo de estudios, grado de experimentalidad y comunidad autónoma.

"Notamos que el interés de los alumnos españoles es por motivos económicos, unido también a una mejor perspectiva de encontrar un trabajo en Francia relacionado con sus estudios. Les atrae también el sistema de prácticas que existe en Francia, más desarrollado en España, ya que resulta obligatorio realizar esa formación práctica en empresas en los ciclos de postgrado, lo que facilita las perspectivas posteriores de encontrar un empleo", explica.

"De haberlo sabido antes habría hecho toda la carrera en Francia"

Ester Artells realiza en la actualidad estudios de post-doctorado en Marsella y anteriormente hizo un máster en la universidad de Lyon. Previamente, esta tarraconense se había licenciado en Biología en la Universidad Autónoma de Barcelona. "Me tuve que trasladar de ciudad, encontrar un piso de alquiler y tanto yo como mi familia tuvimos que hacer muchos esfuerzos para pagar la carrera, incluido un trabajo a media jornada", explica. "Cuando vine a Francia a hacer el máster y vi los precios de la matrícula aluciné, no podía creerlo, cinco veces más barato que en España. De haberlo sabido antes habría venido a Francia directamente a hacer toda la carrera. Además, hay una red de residencias universitarias y comedores estudiantiles que tambiéne están subvencionados con un coste razonable para el alumno, de modo que si haces números te puede salir más barato estudiar".

Además, Artells defiende que en el caso de las universidades francesas la opción no es sólo económica sino que hay sobrados motivos académicos. "Hay calidad, académica e investigadora, además de más inversión y protección pública a la I+D que en España. Me parece una barbaridad lo que se está exigiendo ahora en España para estudiar en la Universidad, así que si uno encuentra una opción más barata y con más posibles salidas, ¿qué más podemos pedir?".

Jessica N'Koumba, del Servicio de Cooperación Universitaria de la Embajada de Francia: "Los jóvenes españoles están interesados en estudiar en Francia por motivos económicos y por perspectivas de salida profesional". 

Esther Artells, estudiante de post-doctorado en Marsella: "En España se pide una barbaridad de dinero en la universidad. Hay que marcharse para poder estudiar e investigar"..