Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

El BCE reivindica la austeridad

Su presidente defiende los efectos beneficiosos de los recortes "que tantos sufrimientos han causado"

Las políticas de austeridad y recorte han sido cuestionadas en los últimos días por destacados representantes de organizaciones internacionales, pero el Banco Central Europeo (BCE) ha salido en su defensa. Para su presidente, Mario Draghi, esas políticas han dado resultados y "no estaría bien" ir hacia otro tipo de políticas "que ya se han demostrado insostenibles".

En la tradicional rueda de prensa de comienzos de mes, cuando el Banco Central Europeo anuncia su decisión en materia de política monetaria, Draghi ha aprovechado para defender los recortes y ajustes acometidos en toda Europa y cuyos efectos y consecuencias han sido cuestionados recientemente por personalidades como el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, o el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Preguntado por este asunto, Draghi ha subrayado que "hay tantos avances, acompañados de tantos sacrificios duros que ya se han hecho, que dar la vuelta a una situación que ya se ha demostrado insostenible no estaría bien". Y añadía: "No debemos olvidar que esta consolidación fiscal es inevitable, y somos bien conscientes de sus efectos contractivos a corto plazo. Pero ahora que tanto se ha hecho, no creo que esté bien ir hacia atrás".

Para Draghi, los efectos positivos de las políticas que se han venido tomando en los últimos años se están empezando a notar, y enumeraba: "si miran a la dimensión fiscal, a la cuenta corriente, a la competitividad, a los costes laborales unitarios, a las exportaciones... tenemos que admitir que se han dado avances significativos".

Y además, insistía en que las políticas de reforma y ajuste han de continuar: "Ahora no hay que ser complacientes y relajarse; al contrario, hay que seguir, perseverar. Porque estamos empezando a ver los beneficios, que vienen en parte por los importantes avances que están teniendo lugar a nivel nacional y también por las mejoras en la gobernanza europea acordadas en 2012", subrayaba.

A pesar de ese análisis optimista, Draghi admitía que los efectos positivos que describía "todavía no han llegado a la economía real". Ha mostrado su confianza en que se dejen sentir a lo largo de este año. Y ha descartado, pese a enumerar todos esos factores que considera como signos positivos, que se haya alcanzado un punto de inflexión en la crisis: "para eso es necesario que haya signos de recuperación", que todavía no se aprecian, concluía.