Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Sociedad

'DIARIO DE LA CRISIS'

"Ser mileurista es ahora una suerte cuando antes era lo último"

Pilar Sola vive en Zaragoza con su hija Lucía de 19 años que estudia Enfermería. Trabaja como administrativa en una empresa que suministra material a laboratorios, tiene 52 años y su sueldo nunca ha superado el nivel psicológico de los mil euros.

Con la crisis, pronto bajó la facturación y llegó un ERE que aunque en un principio se dijo que era para "mantener todos los puestos de trabajo, ahora no cumple las expectativas". Si finalmente Pilar conserva su puesto de trabajo estará agradecida y lo hará en unas condiciones que antes poco querían y ahora muchos desean: cobrar menos de mil euros con más volumen de trabajo y más responsabilidad. "Antes éramos los últimos y ahora unos afortunados. Ha cambiado el propio concepto de suerte. El trabajo no puede fruto del azar sino un derecho".

Una marcha atrás

Pero, ¿qué ha cambiado en tan poco tiempo para que esto sea así? Algunas empresas, sostiene Pilar, menosprecian el trabajo de sus empleados, pero "no puede ser que lo que antes valía ahora no valga. No pueden decirte que lo que antes se hacía en 8 horas ahora se puede hacer en 6 y que eres poco productivo. No es justo". La dignidad del trabajador peligra cuando sus derechos comienzan a mermar. Más aún, es la dignidad del propio país "al hacernos creer que no nos merecemos el Estado del bienestar que tanto ha costado construir. Y a nuestros hijos les vamos a dejar eso: una marcha atrás. Tenemos que cambiar las estructuras para que el sistema funcione, pero no somos los trabajadores los culpables de lo que ha pasado. En cambio, sí estamos pagando por ello".

El esfuerzo no es directamente proporcional al éxito

Los padres siempre dan consejos a sus hijos, aunque no se los pidan. Es ley de vida. Mejorar la que llevaron tus progenitores ha sido el objetivo durante generaciones. Esto también está cambiando. "No sabes qué mensaje dar a tus hijos. Es muy triste ver que todo el esfuerzo que hicieron tus padres ha servido para poco. Yo he mejorado muy poco el nivel de vida que tenían mis padres", reconoce. Pilar estudió Filosofía y Letras y se especializó en Arte. Nunca ejerció. Su hija Lucía quiere ser enfermera. "Le digo que estudie, que aprenda idiomas, que vaya al extranjero, pero también que el esfuerzo y el trabajo no es directamente proporcional al éxito, que no garantiza tener sueldo digno". Reconoce que su hija está preocupada por los tiempos que vivimos. "Con 52 ya piensas que se te han cerrado todas las puertas, pero con 19 años tienes todo el futuro por delante. Y espero que todos los jóvenes, a pesar de todo, lo sigan pensando".

Pilar Sola: "Ser mileurista es ahora una suerte cuando antes era lo último".