Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

La Fiscalía acusa a un profesor de religión de abusos sexuales a ocho niños

La Xunta ha parado la adopción de un menor por parte de Agustín O.G., que se enfrenta a 19 años de prisión

PABLO TABOADA OURENSE 13/01/2013 - 14:52 CET

La Fiscalía de Ourense acaba de formalizar la acusación contra un docente de 48 años, Agustín O.G., que, presuntamente, se aprovechó sexualmente de ocho alumnos menores entre los años 2003 y 2011 durante su ejercicio como docente.

El acusado ejercía como profesor de religión en colegios de Carballeda de Valdeorras, Rubiá, O Bolo y Vilamartín, todos en la provincia de Ourense. El fiscal asegura que "prevaliéndose de su condición se aprovechó de los niños para lograr su satisfacción ilícita". La Fiscalía solicita una pena de hasta 19 años de prisión, una orden de alejamiento de 500 metros e indemnizaciones para las familias.

El Ministerio Público advierte que los menores han sufrido "daños morales y problemas de desarrollo como consecuencia de los presuntos abusos". También destaca el "trato vil" del presunto pederasta. En el escrito de acusación se explica que "los sentaba en sus rodillas mientras impartía la clase de religión, los acariciaba por debajo de la ropa llegando incluso a tocar los genitales; realizaba el comportamiento mientras les corregía los deberes; o en otros casos les daba en ese mismo contexto pedófilo, en plena clase, masajes en la espalda y les lamía las orejas".

Según informa 'Faro de Vigo', el proceso judicial ha motivado la suspensión de empleo y además ha frenado la adopción de un menor que ya estaba en régimen de preacogida en casa del acusado. Será juzgado en la Audiencia de Ourense en los próximos meses.

El director del centro de Sobradelo, en declaraciones a la SER, asegura que hubo quejas previas a la denuncia presentada por la asociación de padres de Rubiá. Insiste en que su actitud era "normal", y que medió con otros padres que denunciaron previamente "tocamientos" por parte del acusado porque le parecía "algo muy grave".