Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Internacional

Francia eleva el nivel de alerta terrorista en sus fronteras por la intervención militar en Malí

Hollande asegura que la intervención militar francesa en Malí "no ha terminado" aunque se han logrado avances para frenar a los salafistas

El presidente de Francia, François Hollande, durante una rueda de prensa sobre la operación militar en Malí / EFE/LIONEL BONAVENTURE

El presidente de Francia, François Hollande, ha dado instrucciones al primer ministro, Jean-Marc Ayrault, para incrementar las medidas de prevención contra atentados terroristas dentro del territorio francés tras la amenaza de ataques contra los ciudadanos franceses que ha emitido la milicia islamista de Malí, Ansar Dine.

Este mismo sábado el grupo insurgente maliense Ansar Dine ha amenazado con represalias contra los ciudadanos franceses en el mundo árabe, rehenes incluidos, en respuesta a la intervención militar gala en el país africano, que los rebeldes se han comprometido a combatir "hasta la muerte".

"Habrá consecuencias, no solo para los rehenes franceses sino para todos los ciudadanos franceses, en cualquier parte del mundo árabe en la que se encuentren", indicó un portavoz de los insurgentes identificado como Sanda Ould Boumama. "Seguiremos resistiendo y nos defenderemos. Estamos preparados para morir en combate", aseguró.

El presidente de Francia ha pedido a " Jean-Marc Ayrault que refuerce el plan Vigipirate (plan de vigilancia antiterrorista) sin la menor dilación para la protección de nuestros monumentos e infraestructuras de transporte".

El plan Vigipirate cuenta con cuatro niveles de alerta: amarillo, naranja, rojo y escarlata. El nivel estaba ya en rojo desde los atentados de Londres de 2005. Fuentes del Elíseo han precisado que las declaraciones de Hollande implican que se pasa a un nivel "rojo reforzado", hasta ahora solo reservado a épocas señaladas como las Navidades. Implica la movilización del Ejército, la Policía y de los servicios de seguridad de la red ferroviaria francesa.

El nivel escarlata fue activado en marzo de 2012 y solo para Mediodía-Pirineos y a raíz de los asesinatos perpetrados por Mohamed Merah en Toulouse and Montauban, cuando murieron cuatro civiles, tres militares y el propio Merah.

Por otra parte, Hollande ha asegurado de que la intervención militar francesa en Malí "no ha terminado", aunque ha valorado los avances logrados y ha asegurado que proseguirá en los próximos días.

"Ya hemos detenido el avance de nuestros adversarios y les hemos infligido graves pérdidas, pero nuestra misión aún no ha terminado", ha afirmado Hollande. "En los próximos días vamos a continuar con nuestra intervención en Malí", ha precisado.

Hollande también se ha referido al intento fallido de rescate de un rehén francés en Somalia, que se ha saldado con la muerte de 17 milicianos, dos soldados franceses y el propio rehén. "Esta operación es una confirmación de la determinación de Francia para no ceder al chantaje de los terroristas", ha asegurado.

Reino Unido dará cobertura logística a Francia en Malí

El Gobierno de David Cameron proveerá apoyo para el transporte de tropas aliadas y de equipamiento militar a Malí para aplacar el avance de los rebeldes, pero no desplegará soldados.

En un comunicado, Cameron confirma que suministrará "apoyo logístico militar" a las tropas aliadas, lo que se traduce en el "transporte rápido de soldados extranjeros y equipamiento a Malí".

No obstante, Cameron desestima por el momento el despliegue de soldados británicos en Malí, aunque sí recalca que las tropas de la misión de paz enviada por la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) "necesitan ser apoyadas enérgicamente por los países de la región y desplegadas lo más rápido posible".

Downing Street ha difundido el comunicado poco después de que el primer ministro británico mantuviera una conversación telefónica con el presidente francés, François Hollande, con quien ha departido las vías de apoyo a las que Reino Unido accedería.

En dicha conversación, Cameron y Hollande han coincidido en que el conflicto en Malí representa una "amenaza real para la seguridad internacional, habida cuenta de la actividad terrorista" que se registra en el país africano.